martes, 27 de marzo de 2007

"¿Qué pasaría si nunca pasase nada?"

Me gusta el lema que ha elegido Madrid para justificar la tortura a la que somete a los madrileños. ¿Qué pasaría si la vida fuera monótona? ¿Sería mejor?
Ayer tenía un juicio de modificación de medidas de una separación conyugal; cosa de poco, creía: apenas pedía que se aumentara en 150’00 € la pensión de alimentos a favor del hijo, cuando me encontré con la mezquindad del ser humano a la vuelta de la esquina, como quien pisa la caca del perro del vecino al salir de casa. La esposa (dejémonos de leches de ex esposa) se trajo al juicio a su hijo pequeño, que ni siquiera conocía a su padre. Y el padre –el cretino de él– ni siquiera le miró: apartó la vista y comprobó durante un rato lo sucio que estaba el suelo del juzgado. El niño se sentó en un banco y se bebió –silencioso– las lágrimas mansas, ardientes y amargas que sus nueve añitos le regalaban. Se me secó la garganta, se me encogió el corazón y tuve ganas de golpear al padre, no lo puedo negar: le habría pegado un buen puñetazo.
Días así reniego de la abogacía, del mundo y de la vida que nos ha tocado vivir. Como diría Pau Donés, “hay diez días en la vida que no han sido para mi, hay diez días en la vida que no existen para mi” y, qué duda cabe, este es uno de ellos.
Punto y aparte: hoy una funcionaria del juzgado de instrucción nº 4 de Ciudad Real me ha felicitado por una prescripción que me reconocido la Audiencia Provincial. Detrás del papel hay un muchacho que podrá opositar a policía nacional, porque no tendrá antecedentes penales… ¿Qué pasaría si nunca pasase nada?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, muy bueno. Pero en realidad Pau Donés dice "hay dos días en la vida para los que no nací; dos momentos en la vida que no existen para mi; ciertas cosas en la vida no se hicieron para mi; hay dos días en la vida para los que no nací". Por si te sirve.

nas dijo...

Gracias. Tomo nota.

yo dijo...

hola, no sé ni cómo llegué acá, pero te cuento: También soy abogada, pero al otro lado del mundo, en Chile. Y hoy me pasó algo tan parecido...!!! un niño de 11 años tragaba su pena y ahogaba su angustia mordiendo sus labios, mientras los padres se insultaban en la sala de audiencias... qué impotencia y que ganas de abrazarlo y llorar con él.. y pensé luego entre la pena que me inundó a mi también, en arrancar de ese lugar .. me sentí parte de un sistema judicial cruel, una pieza que valida la injusticia..pero lo peor...que es la injusticia de la vida. Y no es fácil cambiar las cosas.
Ojalá esta noche haya sido mejor para aquel pequeñito y logre olvidar esas lagrimitas que hasta esta hora me conmueven..un beso y fuerza a la distancia
Natalia

nas dijo...

Gracias Natalia por tus ánimos y por haberme leido, que no es poco. Como decimos aquí, "en todos los sitios cuecen habas". La verdad es que ahora -pasados los días- me queda la sensación de que podría haber hecho algo más por ellos... No sé. Es una sensación.

Libro de blogs dijo...

Hola! Estamos preparando un libro colectivo sin ánimo de lucro sobre blogs que capturan el día a día de distintas profesiones y nos interesaría incluir alguno de tus post en él. Si te interesa el tema, ponte en contacto con nosotros lo antes posible en blogsprofesionales@gmail.com porque ya estamos cerrando la lista de autores.
Un saludo.

Pic's dijo...

Con este posteo te conocí... bah, al blog, el cual tiene "pinta de consultorio" y palabras de alguien que de cuando en cuando se enamora de la vida... casi lloro con este posteo, mis amigos dicen que soy demasiado sensible...
Muy buen blog, lei el ultimo posteo, el del paseo en bicicleta, es genial! baci! in bocca al lupo!!! ciao