lunes, 25 de junio de 2007

Es humano

El miércoles pasado asistí a un buen hombre detenido por la Guardia Civil y acusado de haber insultado, amenazado y agredido (al menos psicológicamente) a su esposa. El hombre se derrumbó; después de casi cincuenta años de vida más o menos intachable se encontraba detenido y esposado, en un cuartucho de la comandancia de no sé dónde… Y se echó a llorar. Le caían unos lagrimones como puños e hipaba de tal forma que todo su corpachón se zarandeaba como un flan.
Me mantuve firme, porque me asaltó el recuerdo y la vergüenza de la semana anterior: una muchacha de apenas veinte años sucumbió a la emoción y se echó a llorar en sala… Y con ella fui yo detrás, porque si hay algo que no soporto es ver a una mujer llorando, así que tuve que sacar el pañuelo y simular un virulento ataque alérgico. La juez, que no es tonta y me conoce, sugirió a la muchacha que se tranquilizase y a mi “que continuara el interrogatorio cuando estuviera dispuesto”. Me tomé mi tiempo, guardé el pañuelo medio arrugado en el bolsillo de la americana, carraspeé ligeramente y con los ojos rojos enrojecidos le dije a la muchacha: “¿Puedo continuar?”

15 comentarios:

Marta dijo...

¿Sabes? Tienes un trabajo precioso y se nota que te esfuerzas por hacerlo bien.
Siempre pienso que un buen abogado puede hacer cosas maravillosas. Sacar de apuros a un cliente, sí. O ganar un caso. Pero sobre todo ser apoyo de la persona, de una concreta, con nombre y apellidos y en una circunstancia determinada.
Y no me refiero al letrado reputado por habitualmente vencedor sino al que trabaja a diario por cumplir con la esencia de su profesión: buscar la verdad y la justicia, ayudando también a cada persona en cada asunto a encontrarlas.

Juan Ignacio dijo...

Bien vale un lagrimear, señal que uno sigue "conectado".

Si se puede, no evitarlo... yo digo...

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais.

Ricardo Montoliu dijo...

Querido compañero:
Emocionante testimonio.
Comparto contigo la alegría que he tenido al recibir hoy sentencia de la Audiencia en la que se desestimaba recurso pidiendo un incremento considerable en la pena privativa de libertad de mi cliente.(no las tenía todas conmigo) Más alegría me da leer en los fundamentos de derecho mis propias palabras y la exacta jurisprudencia que yo busque...

Néstor dijo...

Gracias Marta; el trato cercano y humano hace que pierdas el sueño, pero vale la pena. Ya verás la diferencia cuando tengas plaza.
Lo de llorar -Juan Ignacio- me pasa poco: en esa ocasión o cuando me meten un dedo en el ojo...
Ricardo, me emociana tu emoción. Aquí una vez un juez estuvo a punto de citar el escrito de un abogado en su sentencia, pero fue cesado fulminantemente y enviado a las Chafarinas (al parecer, se rumorea). Por cierto, no has contado nada de tu jura...

Á. Matía dijo...

Alucinante lo que cuentas.

Y que el maltratador llorara pues... Que lo hubiese pensado antes...

Carlos RM dijo...

Yo soy muy raro (o tal vez no). Puedo mantenerme entero ante algo tremendo, me da la risa (nerviosa) ante una desgracia y puedo ponerme a llorar como un niño viendo cualquier cosa mínimamente emocionante. A veces lo pienso y tengo la impresión de que los sentimientos se trasvasan, y las lágrimas que evitamos un día saltan al día siguiente de forma inesperada, En cualquier caso, es humano conmoverse. Yo me quedo tranquilo cuando me pasa: ¡estamos vivos!

¡Gracias por "linkearme"!

María dijo...

¡qué bonito! Ya sabía yo que en el fondo los abogados tenían que ser humanos... (aunque lo intuia después de "Algunos hombres buenos").
Seguro que esa chica se tuvo que sentir acompañada... creo que no hay nada que se agradezca más.

Á. Matía dijo...

¿Y si sabes que alguien es culpable y te toca defenderlo? Es una pregunta que siempre me he hecho pero nunca he podido hacérsela a un abogado...Te ha tocado

Néstor dijo...

Ah, querido Álvaro, has dado con el quid de la cuestión: bien dices "Y si sabes..."
Si -yo o cualquier otro abogado- tuviera certeza de que mi cliente ha cometido el delito del que se le acusa, mi obligación sería de la de defenderle para minorar la pena (por concurrencia de cualesquiera cuestiones que el delito lleva aparejado: atenuantes y eximentes, en su caso). Desde luego nunca, en ningún caso, nos es lícito mentir a sabiendas: siempre puedes renunciar a llevar un asunto (hace un tiempo escribí un artículo en ese sentido).
No sé si te contesto.
María, en el fondo los abogados somos personas. Es cierto que algunas veces el contacto con el delito nos hace más insensibles o brutales (en ocasiones solo es una apariencia).

Á. Matía dijo...

Me contestas... Pero veo que en ocasiones puede ser muy compliado de asumir por parte de los abogados

Ajedrez dijo...

Yo también me había echo la misma pregunta que A. Matías... es más, no entiendo, como cuando alguien comete un delito, es capaz de defenderlo... yo no lo haría... aunque ese fuera mi trabajo... >.< yo hasta ahora todos los abogados que he conocido (que no son muchos... xD ) pues no han demostrado ser tan humanos como tú... :S está bien que conserves tus sentimientos y todo eso... ^^

Néstor dijo...

Pues sí, Álvaro, en muchas ocasiones en difícil; si eres medianamente honrado debes renunciar a muchos asuntos... La teoría no obstante no está clara para muchos compañeros. Prometo escribir sobre esto.
"Ajedrez", bienvenida. Ten en cuenta no obstante que todo el mundo tiene derecho a defenderse y a ser defendido por alguien con conocimientos técnicos. Además nadie es culpable hasta que un juez lo determina (que es tando como decir eso de que todo el mundo es inocente hasta que no se demuestra lo contrario).

Á. Matía dijo...

Esperamos la nueva entrada impacientes

Ajedrez dijo...

Claro claro, si tienes razón... hasta que no determine un juez que es culpable eso está claro... ^^ pero los defendidos antes les cuenta a sus abogados lo que ha pasado o lo que ha echo y todo eso... hombre, es muy extremo, pero por poner un ejemplo... si una persona dice que ha matado a otra persona... a menos que haya sido en defensa propia... aunque eso no se sabe hasta que no estén las pruebas y se demuestre y todo eso... oO jo que lío me estoy haciendo... xD claro si, llevas razón... si es que ha veces hablando soy muy bruta... :S bueno, gracias por la bienvenida... ^^