lunes, 16 de julio de 2007

Iré al combate sólo si tú vienes

Hoy es lunes. He abierto la puerta del despacho como un ladrón –sigiloso–, pero no les he logrado engañar. Estaban despiertos y al acecho: un edificio en construcción que hay que paralizar, una niña que casi pierde un ojo por una negligencia de no sé qué pediatra mal encarado, una herencia, una tasación de costas maldita y enrevesada, una indemnización, dos denuncias a sendos conductores imprudentes, cartas con buenas y malas noticias, informes… A unos los dejé el viernes y han esperado pacientes mi regreso; otros han crecido el fin de semana e imploran urgencia.
Todo es urgente en estos últimos quince días de mes.
En fin, haced lo posible por leer esto.
A mi me ha salvado el día.

14 comentarios:

Altea dijo...

Siento decir que soy tan insensible para la poesía que me quedo con tu entrada, que me ha hecho mucha, mucha gracia. Me he acordado de la tienda de animales que había en mi barrio. Cuando estaba cerrada, había un silencio absoluto, pero nada más abrir la puerta el dueño, todos los bichos comenzaban a emitir sus sonidos a la vez. ¿Reclamarían el desayuno? No sé, pero desde luego, no le hacía falta a esa tienda ningún tipo de alarma.

Marta dijo...

Yo soy un poco "paquete" para lo de la poesía y, aunque me ha gustado, igual que hace Altea, me quedo con tu entrada, que es fenomenal. ¡Ah! Y con el primer verso, "iré al combate sólo si tú vienes", que ya lo he birlado para mí. ¡Hale, ahora que me procesen por hurto, je!

Altea, ¡¡qué graciaaa lo de la "animalería" de tu barrio, jaja!!

Miblog.Ángel dijo...

De poesía no entiendo, soy tan paquete o más que estas dos amigas, pero sí que tiene fondo de batalla.

Néstor dijo...

Altea, me llena de alegría que valores más mi entrada que la poesía... Muy bueno, por cierto, lo de la tienda de animales: la comparación es tan buena que la utilizaré para otra ocasión...
Te regalo el verso, Marta, y el poema entero. La vida es un combate y a veces necesitamos de la ayuda de otros para afrontarla (sobre todo quince días antes de las vacaciones).
Miblog.ángel, gracias, pero no me creo que no entiendas de poesía.

Nodisparenalpianista dijo...

Te iba a decir "¿y a ti te tusta tu profesión?", pero es evidente que te lo pasas como un enano. Espero que no seas de los que les hacen largas las vacaciones!!!!
Yo soy más de salmos.

Néstor dijo...

Pues Pianista, el caso es que hasta hoy siempre se me han hecho largas las vacaciones (la última semana de agosto he terminado por trabajar un poco), pero este año me parece que será diferente. Trataré de escaparme unos días a Denia y otros cuantos a Bilbao. Ya veremos...
PD: mi profesión me gusta, pero -como en todo matrimonio- tenemos nuestras discusiones.

Á. Matía dijo...

Me he perdido...

¿Seguían allí desde el viernes?

jeje

Un saludo

E. G-Máiquez dijo...

Muy bonita introducción al poema. O al revés. Ánimo con los últimos quince días.

Miblog.Ángel dijo...

Néstor, estás en mis blogs añadido

Néstor dijo...

Gracias por los ánimos, Enrique; y gracias por el enlace, Ángel. Hago lo propio.

Benita Pérez-Pardo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Benita Pérez-Pardo dijo...

Lo siento, salió con erratas. La poesía me gusta pero me puede el día a día. Así que estoy con Marta y Altea.

Los lunes son un mal invento...

Néstor dijo...

Seguro que tu día a día es poesía, Benita. Gracias por entrar, mirar y comentar.

Nodisparenalpianista dijo...

Juasjjuas, Benita. No mates más erratas, ellas también tienen su corazoncito. Yo las quiero un montón, y ellas siempre están conmigo!!!