jueves, 12 de julio de 2007

Pertinaz fiscal

Los “Freshwater Fish” estaban ensayando en su local, cuando –entre canción y canción– se dieron cuenta de que se habían bebido hasta el agua de la pecera; y, ya se sabe: “no Martini, no party”. Lo echaron a suertes y les tocó a Óscar y David, así que, con cara de resignación, aparcaron las guitarras, se metieron en el coche –un temible Opel Astra verde pistacho recubierto de lo último en faldones, alerones y llantas fashion– y se fueron a la gasolinera a por material. A medio camino, poniendo a prueba la aceleración de 0 a 100 en 3 segundos, se les cruzó un pobre hombre que se había saltado un ceda el paso y se lo llevaron por delante. La Policía Local tardó en llegar unos diez minutos, tiempo más que suficiente para iniciar, desarrollar y finalizar una trifulca callejera. Como es de suponer, se hizo el control de alcoholemia y el aparatejo en cuestión entonó el “Asturias, patria querida” tantas veces como fue necesario. Indignado por el resultado, Óscar pretendió aclarar un par de cosillas a los agentes de la Policía Local, retirándose únicamente cuando le amenazaron con “sacar la roja” y darle un pase gratuito para dormir en comisaría…
El acto del juicio fue apasionante; no quedó nada sin matizar: los insultos, amenazas, cantidades de alcohol ingeridas… En medio del barullo, la fiscal se empecinó en solicitar condena contra todos (por conducción alcohólica, insultos y desórdenes públicos), mientras el resto golpeábamos la mesa mostrando nuestra indignación, votábamos a bríos, jurábamos a tales y maldecíamos en hebreo (lengua ideal para maldecir, por cierto).
Hoy me llega la sentencia: absuelven a todos, incluido al mío. Mi alegría es total, porque la juez estima mi versión: los nervios del accidente provocaron un estado de tensión tal en mi cliente, que perdió el control sobre sí mismo... Y el alcohol no fue ni mucho menos decisivo. Se la mandaré por carta y les pediré que me dediquen una canción: estaré atento al próximo concierto, por si me piden unos duetos.

12 comentarios:

Altea dijo...

Y luego a otros nos trincan 150 pavos y puntos del carnet por saltar un ámbar fijo.

Nodisparenalpianista dijo...

Oye, de buen rollo, peor esto me huele a chorizada de campeonato... Y el pobre al que arrollaron qué. ¿qué le pasó? Joer, y yo pensaba que lo de mi127 (bueno, el de Regi) era bueno...

Nodisparenalpianista dijo...

Altea, ¿eres una loca del volante?

Néstor dijo...

Bueno, bueno, tampoco hay que ponerse dramáticos. Altea ¿qué son 150 €? Además mucho me sospecho que no estaría en ambar el semáforo de marras... Pianista, el "pobre hombre" que se saltó el ceda el paso se fue a su casa, sabiendo que podía haber provocado un verdadero desastre.

Altea dijo...

Ya.

Á. Matía dijo...

Es lo que tiene esto del alcohol al volante...jaja

Juan Ignacio dijo...

Eh, no entiendo, ¿ningún castigo por andar por allí manejando ebrio?

Rodriguez dijo...

Pues yo tampoco entiendo ná, ¿No pasa nada por ir borracho?. ¿Y al tio que atropellaron le indemnizaron???. No he entendido nada.
Explicamelo otra vez ¡por favor!.

Rodriguez dijo...

Parece que ya lo he entendido, el tio que se llevaron por delante se saltón un ceda el paso... Algo entiendo, pero el conducir borracho??, eso no es delito??.

Néstor dijo...

El delito de coducción alcohólica se entiende cumplido cuando concurren dos requisitos: tasa de alcoholemia superior a la legalmente establecida (0,25 mg/l de alcohol espirado para conductores de turismo no noveles) y las capacidades psicofísicas mermadas por su consumo.
Así las cosas, quedó demostrado que mi cliente había bebido, pero sin perder la capacidad para conducir (como logramos sonsacarle a los agentes de la Policía Local).
Para vuestra tranquilidad, siempre queda la sanción administrativa que impone la Policía siempre que la sentencia sea absolutoria.
En fin, así son las cosas (yo, a esto, le llamo ganar. La justicia no se qué opinará...)

Marta dijo...

Eso es ganar, Néstor. ¡Qué menos que una canción dedicada!
Y para los duetos ¡¡avísanos con tiempo!! Más que nada, por si podemos presenciar la actuación (pertrechados de paraguas y chubasquero, por supuesto =P)

Néstor dijo...

¿Cómo, Marta? ¿Que no conocéis nada de mis famosos duetos...? Pues que sepáis que he cantado con los mejores: Sting, Dire Straits, Sabina, Fito y los Fitipaldis, Los Secretos (Enrique Urquijo, sí), Aerosmith y Bruce Springteen, Elvis-pelvis... Que sé yo.
A veces resulta difícil meter a toda la banda en el coche...