sábado, 18 de agosto de 2007

Bilbao (II): Santurtún

Sin rodeos, mirad esto.
Es fascinante. Lo es, sin duda. Aun para los muy bestias e insensibles para el arte contemporáneo, como es mi caso, la obra de Santurtún tiene un no-sé-qué que la hace inquietante, comprensible, bella...
Santurtún tiene varias obras en Ciudad Real (enfrente del despacho, en concreto; cada mañana al salir a tomar café nos encontramos con ellas, en el suelo, herrumbrosas e inestables, como a punto de echar a correr), así que, al enterarme de que tiene su estudio en Baracaldo, no pude resistir la tentación y me fui para allá.
Fui con un amigo arquitecto, de especial y brillante sensibilidad para el arte, y el resultado –como era de esperar– fue inolvidable: Santurtún nos abrió las puertas de su estudio y de su sensibilidad, de forma que penetramos en su peculiar mundo interior como quien entra en una biblioteca donde se dan respuestas a todas las preguntas posibles...
Acabé el día borracho de espiritualidad, como un vampiro saciado.

14 comentarios:

Ángel dijo...

Pues la web está en obras, ¿será porque es arquitecto?

Néstor dijo...

No creo, porque lo cierto es que es escultor. No obstante, aun estando en obras, se puede visitar y ver fotos.

María dijo...

me he metido en la web a ver las esculturas y... alguna me ha encantado! (no pone titulos pero la 6, la 7 y la 8)... gracias! no lo conocía

Ricardo Montoliu dijo...

Sigue descubriéndonos cosas, Nestor. Gracias!

Á. Matía dijo...

"penetramos en su peculiar mundo interior como quien entra en una biblioteca donde se dan respuestas a todas las preguntas posibles..."

Me quito el sombrero

Juan Ignacio dijo...

Te soy sincero, me cuesta mucho el arte moderno. Y esto no lo entiendo como una limitación mía...

(Pero acepto explicaciones. No me "cierro", como dicen).

patzarella dijo...

Me gusta su escultura... Es simple y tiene color...

Néstor dijo...

¿Verdad que es una delicia, María? En Bilbao es difícil no apreciar el arte moderno, Juan Ignacio, porque el Guggenheim y el museo de Bellas Artes instruyen a cualquiera (hasta a los muy burros, como yo). Si te sirve, hace unos días me dijeron que no tratara de explicarme los motivos de una obra, que no tratara de entenderla: disfrútala, sin más, como disfrutas de una buena canción, aunque no sepas por qué te gusta.
Patzarella, lo cierto es que nunca sabes hasta qué punto es simple una obra de arte. Santurtún transmite tantas cosas, que yo no sé qué pensar.
Gracias Álvaro y Ricardo. Debe ser el ciber este, que me estimula.

patzarella dijo...

Nestor, hace siglos que no escribes!! A ver si vas posteando algo, no? Se te extraña.

Á. Matía dijo...

Aventurero joven abogado...¿dónde andas?

Jose Menchon dijo...

SALUDOS DE UN COMPAÑERO ABOGADO DE CATALUÑA!!!!

El futuro bloguero dijo...

A mi la que más me gusta es la número 7. Y coincido con la opinión de que en Bilbao es más fácil aprender arte contemporáneo y moderno, que muchas veces no nos gusta o nos cuesta porque lo conocemos mucho menos, y no lo hemos estudiado desde el colegio como a los clásicos griegos.

Néstor dijo...

Aquí estoy de nuevo. Bueno, en realidad Patzarella y Álvaro, nunca me fui, pero es que he ido acumulando tal cantidad de cosas en Bilbao (con material gráfico incluido; de bajísima calidad, adelanto), que necesito unos días para ordenarlo. Espero que me disculpéis.
José, un placer tener otro compañero (blogero además) de visita. Me pasaré por tu página, aunque dudo que puedas aprender nada de esta. Un fuerte abrazo manchego (por ahora en la diáspora bilbaina).
Lazy, verdaderamente nuestra cultura nos ha instruido para apreciar a los clásicos (que no a comprenderlos). Por eso debemos hacer esfuerzos de descubrir lo bello en lo nuevo.

J. dijo...

Tengo desde marzo una cita pendiente pero ineludible con Santurtún. En su estudio. Y una buena historia que contar...

Feliz coincidencia.