miércoles, 29 de agosto de 2007

Un manotazo duro

El niño pidió el teléfono: –¿Como está padre? –En el Cielo, cariño, padre está en el Cielo. Al otro lado respondía una mujer joven y rota de dolor, su madre. El niño se sentó en un sillón, las piernas colgando, y lloró. Allí vio pasar la tarde.
El niño tenía nueve años. Hoy hace veinticinco y desde entonces ni un solo día –ni uno, padre–, he dejado de pensar en ti.
Sé que tú tampoco en mi.

20 comentarios:

Nodisparenalpianista dijo...

Jo, Néstor, ha de estar orgulloso de ti. Un abrazo!!!

Ricardo Montoliu dijo...

Yo también te mando un abrazo!

Marta dijo...

Y tan orgulloso... ¡¡Orgullosísssimo!! Otro abrazote más.

María dijo...

Pues yo no voy a ser menos y te mando otro abrazo. Ha de estar orgulloso, si, y con razón!

Juan Ignacio dijo...

Es muy conmovedor. Aún sin conocerte mucho, el que hayas confiado esto y que por ende yo lo haya leído, me hace atreverme a mandarte un abrazo.

Carlos RM dijo...

Jo, Néstor. Cómo me he quedado. Un abrazo [más].

El futuro bloguero dijo...

En el aniversario de tal día, un montón de abrazos. Yo sumo otro más. Sin ninguna pereza ;)

Nosotros también estamos orgullosos de ti.

Á. Matía dijo...

Simplemente, un fuerte abrazo

Néstor dijo...

Uno, dos, tres, cuatro... Madre mía: ¡hasta ocho abrazos! Es más de lo que me merezco.
Muchas gracias a todos y a cada y uno. Seguro que lo sabéis, pero me habéis emocionado.

Ángel dijo...

Sin más, un abrazo. Para pensar, nunca estamos solos, nos aislamos nosotros.

patzarella dijo...

Y seguro que tu padre te acompaña más de cerca que si aún viviera. Y podría decirte que está más vivo que nosotros juntos. Si lo llevas en la mente y en el corazón hasta da un poco de envidia... ¡Un abrazo también!

Ajedrez dijo...

Yo también quiero hacerte llega un abrazo Néstor! ^^

Néstor dijo...

Gracias de nuevo, Ángel, Patzarella y Ajedrez; de veras, muchas gracias por vuestros abrazos.

patzarella dijo...

Ahora entiendo lo de la "Elegía a Ramón Sijé", ¿recuerdas?: "Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado".

http://patzarella.blogspot.com/2007/05/para-entonces.html

Altea dijo...

Nueve añitos, qué fuerte.
Llego supertarde, lo siento un montón, me habría encantado verlo antes, pero más vale tarde que nunca.
Se nota que no ha dejado de pensar en ti.

Altea dijo...

Por cierto, un diez para tu madre. Nada fácil, dar a un chavalín esa noticia.

Néstor dijo...

Gracias Altea. Efectivamente, mi madre se merece un diez, en todo. Ha educado ella sola a cuatro animales y ha sobrevivido. Un diez, en efecto.
Bien, bien, Patzarella: ahora entiendes.

P.Brahona dijo...

Bueno Nestor, no voy a ser menos, un abrazo de mi parte. Le dices a Pedro que te lo de que lo tienes mas cerca.

Néstor Aparicio dijo...

Muchas gracias, Pedro. Por esto y por el premio. Gracias de veras.

Anónimo dijo...

Hacía unas semanas que no te leía, y me encuentro con esto. Posiblemente es el mejor relato que he leído en mi vida. Estoy llorando porque te conozco y me conozco.
Un abrazo.
Patito