miércoles, 5 de diciembre de 2007

Cuatro o cinco días

El primer brindis de la tarde fue para José Luís, compañero del despacho, decano que fue del colegio de abogados, vicepresidente y secretario del Consejo General de la Abogacía Española en anteriores legislaturas y, sobre todo, abogado y amigo. Apenas un par de horas antes habíamos asistido al acto de imposición de la Cruz Distinguida de 1ª clase de la Orden de san Raimundo de Peñafort –máxima distinción a la que puede aspirar un jurista– en la sala de vistas de la Audiencia Provincial (el lugar donde yo juré, por cierto, con José Luís como decano). A la salida comentábamos que, cualquiera que no conociera la realidad, podría pensar que jueces y abogados nos queremos, amamos y estimamos de forma entrañable y recíproca: solo escuché parabienes, enhorabuenas y abrazos en distintos decibelios e intensidades. Ironías de la vida que, una vez fuera, no cruzáramos palabra. Bien, el caso es que nos sentamos en estrados, togados y serios, emocionados, alegres y orgullosos de ver a nuestro compañero merecidamente distinguido: al César lo que es del César… La prensa local, como no puede ser de otra manera, se hizo eco de la noticia: aquí, aquí y aquí.
Total, que como se nos hizo tarde comiendo y no era plan de volver al despacho, nos conjuramos como los mosqueteros y decidimos salir a tomar unos chismes (en afortunada expresión de otro compañero, que esconde un significado bien claro). De nuevo abandoné el barco con los primeros cantos regionales y posterior conga en honor de santa Bárbara.
Salvada la semana cum laude, di con mis huesos en Madrid, donde pasé el fin de semana con unos amigos, trabajando, comiendo pollo y tarta de manzana y brindando con un vino magnífico de La Rioja que se evaporaba de la botella sin remedio ni explicación química alguna. No sé, alguien tendría que estudiar el asunto este.
¿Y ayer? Pues ayer me dijiste: habrá algo qué celebrar, ¿no? Y dije yo, descorcha pitonisa. Y hablamos de todo y de nada zarandeando un Justerini&Brooks de quince añitos, con mucho hielo, orgullosos de estar vivos y con ganas de dar guerra un año tras otro y hasta que nos parta un rayo. Y ya al despedirnos, anoche, te dije –te canté– aquello de "solo te puedo decir, que se me escapa la razón, tener que imaginar un fin que no sea estar contigo". Es que yo soy así...

25 comentarios:

Nodisparenalpianista dijo...

Vale, si, pero... con toda esta historia pretendes excusarte por no actualizar más a menudo??? Leo demasiado alchohol y no se si tanto trabajo...

Nodisparenalpianista dijo...

Primer cometario de la entrada!! ¿Me regalarás una bici???

patzarella dijo...

¡Buena la canción! Por cierto no te imagino nada "entogado" ¡Tendrás que enseñarnos una fotooo!

Dulcinea dijo...

¿Y en la bici también llevas puesta la toga?

¿Las togas las llevais de casa, o las cogeis de la tramoya antes de empezar?

¿y van por tallas, o a mogollón?

¿el primero que la pilla se la pone o teneis marcado el nombre en la tirilla del cuello?

¿por qué no haces las entradas de este chat más a menudo?

¿qué tal Esther?

¿dónde hay que apuntarse para el sorteo de una bici que me han dicho que vas a hacer?

El futuro bloguero dijo...

Pues esa faceta cantarina, tras el Justerini, habrá que tenerla en cuenta. Pianista, afina por si acaso

Nodisparenalpianista dijo...

Venga, que esto se anima!!! Oye, FutBlo, primero hemos de convencer a Néstor de que nada de cantar encima del piano!!!!

Ljudmila dijo...

Extraño no? el único vino que se evapora es el bueno..

J. dijo...

Ese final. He de analizarlo. Creo que voy a hacerme abogdo.

Néstor dijo...

Veamos, hoy debería estar de puente y, sin embargo, estoy de guardia en el Colegio de Abogados, así que mi sensación de pringao puede afectar a alguna de las contestaciones.
PIANISTA, no pude actualizar antes porque mi blog se había convertido en un ring de lucha libre... Dudé si meterme, pero, para cuando lo hice, ya os apañábais solos y había perdido cuatro días. Respecto a la bici, el domingo te llamaron por teléfono a las 7.30 de la mañana y como no lo cogiste se te pasó la oferta.
Lo cierto PATZARELLA es que con toga no cambio mucho. Hay quien sostiene que me parezco a Batman, o a Harry Potter... No sé; ya pondré una foto un año de estos.
DULCINEA, son demasiadas preguntas y no sé qué decir. La toga la tengo en el despacho (con mi nombre bordado en rojo, por dentro, claro) y me la llevo colgada del brazo cuando tengo faena. Como la toga sólo se usa en estrados para la bici prefiero el maillot (que va un poco más prieto). El sorteo de la bici ya fue: te llamaron el domingo, a las 7.35, después del PIANISTA... Se siente.
FUTURO BLOGUERO, mi faceta cantarina es conocida, al menos entre mis vecinos (cómo se quejan, los malditos). El día del encuentro rural os prometo mis mejores duetos con el PIANISTA (corbata incluida).
LJUDMILA, ¡acabas de dar con el truco! Solo se evapora el vino bueno, así que debe ser un componente el que acelere la evaporación... Qué curioso.
J. Si te haces abogado, me pido tu taller.

María dijo...

menuda cancion.... me gusta!.
La foto con toga a lo "Nestor Potter" la colgaras antes o despues de la del bañador hawayano?? jajajajaja
¿que tal va la sensación de pringao, letrao?

Néstor Aparicio dijo...

¡Grunch...! La sensación va de mal en peor, María... Al menos, tengo tiempo de actualizar.

María dijo...

vale, vale, pero la pregunta importante era la de la foto!!! jajajajaja

Dulcinea dijo...

!Néstor Potter! ja, ja, ja, ja,
María eres una crac.

PD A mí no me llamó nadie.

Néstor Aparicio dijo...

Este empeño fotográfico me está empezando a escamar... No sé, no sé, MARÍA: que luego las pintarrajeas con algún programeja de esos y me pones orejas de burro o mirada inteligente y no me gustaría ni un pelo.
DULCINEA, te llamaron. Pero claro, se nos pegan las sábanas...
Y esto no es un chat, así que vayamos al garito del PIANISTA a discutir estos temas de tan hondo calado intelectual.

María dijo...

ey! que lo de las fotos lo digo con muchisimo respeto ilustrisimo letrado Nestor potter!!!

Dulcinea dijo...

Verte en bañador hawaiano ha de ser para despiporrarse de risa.

¿Para cuándo cuelgas la exclusiva, María?

¿Hy kien kierre zer hyntelektu-al?

Benita Pérez-Pardo dijo...

Lo de tomarse unos chismes es auténtico. Y tanto que puede haber chismeholicos!!. Aunque seguro que éste no es el caso!!!

el trenti dijo...

Creo que con esta legión de fans que tienes, deberías colgar la toga y dedicarte al soubisnes...

Dulcinea dijo...

Pero Trenti, ¿es que aún no te has enterado? Te cuento.
Néstor tiene el Derecho como hobby pero a lo que se dedica de verdad es a la pasarela.
De ahí lo de top-letrado.
Lo pudimos comprobar en una de las fiestas del pianista. Todas le aplaudimos y nos firmó autógrafos. Esther tiene más información al respecto; por eso Néstor le regala bicis.

Néstor dijo...

Desde luego, sí es que sois la bomba. Veamos DULCINEA: la abogacía es mi hobbie, porque en realidad me dedico profesionalmente a la bici...
TRENTI, de veras que me lo voy a pensar (pero no sé si sería lo mismo).
En realidad, BENITA, hemos acuñado el concepto borrachos-sociales para referirnos a esa gente -entre la que me incluyo- que bebe siempre que ve a un amigo... Yo he tratado de dejarlo, pero el nestea y brebajes de esos me descolocan el estómago.
MARÍA, ya veremos, ya veremos si un año de estos coloco foto con toga (con el hawaiano, ni de coña).

Nodisparenalpianista dijo...

Sigo esperando mi bici, topletrado!!! Déjate de pases de modelo cutre y paga lo que debes!!!

Dulcinea dijo...

¿qué esperamos para actualizar, chato?

Néstor Aparicio dijo...

Ya va, ya va... Es que estoy esperando las fotos de la ruta de ayer (espeluznante, el día de ayer, por cierto).

Anónimo dijo...

No se debe dejar de beber cuando se ve a un amigo. Al cabo de un rato, se le ve dos veces. Es estupendo.

Aparte, le echo un par de flores, señor Letrado, que da gusto leer su blog.
Las oficiales del Juzgado de turno, pegándose por tramitar los escritos del Top-Letrado. Lo veo, lo veo...

Marta

Néstor Aparicio dijo...

Marta, te he hecho asociada de honor del CMNE y te has ganado el próximo sorteo amañanado de bici... Que lo sepas.