lunes, 7 de julio de 2008

Conversaciones

1.
En una librería. Afuera ardía.
¿Has visto algo?
Hum… Sí. Este.
Dámelo.
¿Qué?
Que te quiero regalar un libro.
2.
¿Sabes una cosa?
¿Qué?
Que me acuerdo de todo aquello que me dijiste de dedicar más tiempo a otras cosas, que el trabajo no fuera todo, que la familia y los amigos no sufrieran con nuestras ausencias…
Sí, yo también.
3.
Salimos de la notaría, al sol.
¿Le habéis dicho lo que ocurrió?
No.
Nos quedamos en silencio. Miré el reloj.
Te tienes que ir, ¿verdad?
Sí.
Dime, Néstor, ¿cómo le dirías a tu madre que uno de sus hijos se ha suicidado? Que ha abandonado esta vida por la puerta de atrás, que ha preparado cada detalle para quitarse la vida, pero se ha olvidado de despedirse... ¿Cómo decirle que su hija pequeña se ha marchado sin decir adiós?
Ya.
Me metí en el coche. Puro fuego, dentro y fuera. Encendí el aire acondicionado y abrí las ventanas. Miré al parque y algo dentro de mi gritó: ¡deprisa! ¡Deprisa! ¡Apresúrate a vivir!
4.
Llegaba tarde a la fiscalía de menores y me estaba esperando el compañero contrario.
Espero que tengas coartada.
¿Vale con que es lunes?
Sí. Me vale. ¿Cómo lo ves, por cierto?
Pues veo que a tu cliente le gusta pegar demasiado.
No más que al tuyo. ¿O es que te crees lo que te ha dicho?
Es mi cliente. Me paga. Y le creo.
No te paga por creer, sino para que le defiendas.

28 comentarios:

Marta dijo...

Si no fuera por los momentos que encierran conversaciones como las dos primeras... no sé cómo seríamos capaces de afrontar ejemplos como los dos últimos...

Myriam dijo...

Gracias por la entrada, muy buena, me ha hecho pensar.

Soboro dijo...

Conversaciones demasiado intensas para un solo día. Buf!

Nodisparenalpianista dijo...

Uala, Néstor, la última frase es de western total!!!

Er Tato dijo...

Me quedo con la tercera. Es suficientemente estremecedora como para que, por fin, haya conseguido despertarme en este lunes anodino.

Ahora el problema será dormir esta noche. ¡Apresúrate a vivir!, dices. Sí, apresúrate, pero sin prisas.

Cuando te leo este tipo de entradas, recuerdo por qué empecé a entrar en tu blog y por qué te tengo colgado entre mis favoritos.

Un abrazo

LUISA dijo...

Qué complicado.Yo no podría ser letrado,dar ciertas noticias,defender a ciertos clientes,cobrar ciertas minutas.
Lo cierto es que tiene que haber de todo en esta vida,y seguro que tú te empeñas en hacer las cosas bien.
Animo.
Luisa al Sur de España

María dijo...

joe, que de cosas aprendidas (y aorehendidas) en el mismo día!!! tomo nota, en mi trabajo las conversaciones son muy superficiales. juajuajua.
Pero oye, ¿qué libro era?

pd-no me dices nada del suizo...

Dulcinea dijo...

Con el día que he tenido, me lo has acabado de arreglar, majo. Pero conste que tu entrada es muy buena. Y tú, muy buen tío.

Mañana te vacilo, darling.

Néstor Aparicio dijo...

Sí, MARTA... Es cierto. Aunque no sé si contestarte, después del fin de semana que te has pegado.
MYRIAM, espero que no te haya hecho pensar demasiado, que los lunes no hay que forzar la máquina, juas, juas...
SOBORO, lo cierto es que no son del mismo día. Pero bien es cierto que pudieron serlo.
Sí, PIANISTA, acabo de leerla y parece de malo de película ("no te pago..."). Pero así fue...
ER TATO, la tercera es demoledora, lo sé. Por eso os la cuento, porque me hace vivir cada minuto como regalado, con más intensidad. Me dejas, por cierto, intrigado con tu tercer párrafo, pero no te preguntaré más (mejor así).
LUISA, es complicado, pero seguro que tú podrías. Últimamente, por cierto, "mi empeño por hacer las cosas bien" ha bajado varios puntos: debe ser el verano...
Ja, ja, ja, MARÍA, no te creo. En tu trabajo -como en todos- hay conversaciones de todos los tipos: solo hay que estar pendiente a lo que se dice y al cómo se dice. Me he apuntado, por cierto, lo del suizo ese... No es que vaya mucho por BCN, pero cuando vaya lo anuncio en La Vanguardia (o en el Sport, juas, juas...).
Vaya, DULCI, lo siento de veras... No obstante, la mitad más una son historias alegres. Míralo por el lado bueno y no te fijes en el euribor.

Myriam dijo...

Néstor, me has hecho pensar lo justito, para despertarme después del fín de semana. je je

R. Gª. ALDARIA dijo...

No sé que tienen los lunes, pero siempre sorprenden... por lo que veo tu también tienes tu lado 'críptico', ja,ja,ja. ¿Y llegas tarde a los juicio? Ya me siento menos solo.

María dijo...

no te hagas el sueco ¿qué libro era?
ok, tomo nota de lo del suizo. Usted, señor letrado pondrá la fecha.

Dakyuska dijo...

creo que aunque hoy sea martes, son conversaciones demasiado "todo" para mi.
Sobre todo la antepenúltima, que difícil es decir algo así, y que difícil escucharlo....

Dulcinea dijo...

Ese suizo del que hablais no será Federer, ¿verdad?

Er Tato dijo...

Estoy tentado de dejarte con una intriga que no existe... Pero no, no hay tal intriga. Debe ser la deformación de aficionado a escribir relatos. Te lo aclaro, aunque la explicación le quite interés al asunto. Quise decir que este tipo de entradas, que reflejan la crudeza y la humanidad del otro lado, fue la primera que leí en tu blog y que me hace leerte siempre que actualizas. Y cada vez que escribes una de éstas, me recuerda por qué sigues entre mis favoritos.

Un abrazo

J. dijo...

Espectacular, Néstor. Tremendo. A uno se le hace un nudo en alguna parte.

Néstor Aparicio dijo...

Bien, MYRIAM, si ha sido solo eso, vale... Que además estamos al límite de las fuerzas, ansiando un mes de agosto que se nos resiste.
RAMÓN, no te sientas solo, ni críptico, juas, juas... Sí, los lunes tienes un no sé qué estimulante, ¿verdad?
Ah, MARÍA, no creo que te guste: era "Ardor de la sangre" de mi amada Nemorovski. Me apunto al suizo...
Te aseguro DAKY que es díficil escucharlo... Es difícil saber cómo escucharlo y es imposible dar con la palabra adecuada.
No, no DULCI: no conocemos a ningún Federer... ¿Es uno que siempre pierde con Nadal?
ER TATO, viniendo de ti la explicación y el halago me siento completamente explicado y halagado...
J., muchas gracias... De veras, porque creo que os he transmitido mi inquietud (que siempre es una forma de consuelo).

Anónimo dijo...

1. Un libro bueno es el mejor regalo. Los buenos libros son trozos de alma echados a voleo, y suelen brotar, y luego crecer, y luego dar fruto, y semilla...
2. A una persona que habla así es fácil imaginársela llegando a casa dispuesto a hacer feliz a su familia. Eso significa llegar, llegar a tiempo, renunciar a las solicitudes ajenas, saber parar, saber querer y saberse querido. Enhorabuena.
3. Hay personas que, a veces, no encuentran sentido a su vida. Que no saben, que no sabemos, entender lo que nos pasa. Una persona que se suicida tiene el alma enferma y no ha encontrado quien le cure. Y además no ha sabido, o no ha podido, comprender que la vida no es sólo de uno: también es de su madre, de sus amigos pasados, presentes y futuros, y de Dios.
4. La violencia, juvenil o no, no se arregla en los juzgados. en los juzgados se castiga. Arreglarse, se arregla en la familia.
CONCLUSIÓN: no sé si te has dado cuenta, pero todo el post nos lleva a que hay que llegar pronto a casa dispuesto a amar y ser amado.

Dulcinea dijo...

Entonces será un chocolatito con nata por encima. Quiero que me inviteis, así de claro. Sino os llevo a la Bulla a ambos dos.

Mi problema para ir a BCN D.F. es nulo porque estoy ahí. !Yeaaa!

Myriam dijo...

Anonimo,creo que has dado en el clavo...,¿no Néstor?

Altea dijo...

Me quedo con la frase del final. Es la más dura realidad.

Dulcinea dijo...

Pues mi conclusión es que Néstor, muy majo y tal, pero es todo un marujón.
Sus conversaciones con otros, no sólo las larga a terceros, sinó que encima las publica en internet. ;)

Néstor Aparicio dijo...

Ja, ja, ja, ANÓNIMO-dueño de mis secretos y confidencias, así, conociéndome, no vale: es trampa. Ya hablaremos.
DULCINEA, Dulcinea, si es que lo hacemos por tu bien: ¿qué será de la operación bikini?
MYRIAM, a veces da en el clavo, a veces no... Es lo que tiene conocerme, ja, ja... Pero sí, llegar a casa pronto es todo un reto.
Te quedas con la última frase, ALTEA, porque en realidad tienes alma de cowboy... O de sheriff del condado.
Ay DULCINEA, si es que sacas conclusiones precipitadas: ¿majo? No, no... Nada de eso. Cuelgo estas conversaciones en internet porque sé que -al menos las dos primeras- le gustarán a quien yo me sé (y se reconocerá en ellas).

Dulcinea dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dulcinea dijo...

Eps. Que lo del comentario suprimido, he sido yo, que no sé qué he hecho y me he borrado a mi misma.

¿Será que me he rebotado mucho porque Wilson me ha llamado gorda?

Néstor Aparicio dijo...

Pero DULCI, en la vida, en ninguno de los últimos trescientos sesenta y cinco días últimos de mi vida, ni en los anteriores, he sugerido, insinuado o comentado abiertamente que seas, digamos, rellenita. No, al menos, después de verte en la bulla.
Te lo digo, porque a fuerza de eliminar, vas a terminar por suprimirme el blog entero...

María dijo...

pero nemirovski me encantó, mucho más en suite francesa que en el baile, pero me gustó... ¿porqué dices que no me gustaría? ¿ayer te acordarías un poquito de mis padres no?

María dijo...

ayer lei un libro malisimo, muy muy muy malo, no lo ojees siquiera que se llama "no es elegante matar a una mujer descalza" (he de confesar que a mi lo que me cautivó fue el título), y me acordé de ti, no porque fuera malo malo malo, sino porque citaba a unas personas para que testificaran y les recordaba que como testigos tenían la obligación de decir la verdad, al contrario que si estuvieran citados como acusados, entonces tendrían derecho a mentir.... y mira que sigo sin entenderlo....