jueves, 31 de julio de 2008

Cosas que no me acuerdo de apuntar

1. Salí del despacho el lunes a media tarde. El calor aún era sofocante así que busqué la sombra. Devolví dos llamadas breves. Llamé a una abogada amiga –un verdadero tiburón– a la que le debía una información sobre la mediación penal. Nos reímos un rato. Nos contamos los proyectos para las vacaciones y mi intención de pegarle fuego al despacho. Me aconsejó dos o tres cuestiones técnicas. Pasé por la iglesia de Santiago y entré. Me senté. Había un chico joven al que conocía y una chica joven que me sonaba de algo y no sé de qué.
2. El martes llamé al juzgado de lo contencioso y me trataron especialmente bien. He de reconocer que me sorprendió. A las 11.30 había quedado con un cliente y –tras solucionar unas cosas de trámite– nos fuimos al Ayuntamiento. Me sorprendí de nuevo: tanto el funcionario de urbanismo como dos chicas que estaban detrás de un mostrador nos trataron con delicadeza, nos informaron pacientemente y nos despidieron sonrientes. Al salir el calor apretaba tanto que no dudamos, nos metimos en un bar. Sonreía. Con la cerveza fresquita en la mano, a salvo de la vida, pensé que es curioso cómo mi estado de ánimo se ve afectado por cómo me tratan los demás. Antes de comer devolví algunas llamadas. Hablé con José Luís y con Estela –mi funcionaria favorita del Ayuntamiento–, que había leído no sé qué de mi blog y le había parecido triste (creo que era lo del niño que pegaba a sus padres).
3. El día corrió tanto, que tuve que ir con la lengua fuera para seguirle. No vale la pena llegar así al miércoles, pensé. Por la tarde, mi amigo Pablo me salvó la vida con un café, granizado y con leche. Su mujer, mi amiga, está embarazada. Hablamos, nos reímos y quedamos para comer el viernes. Hablé un ratillo con mi prima viajera –una sonrisa con dos ojos color café y un corazón muy grande– de sus proyectos, de sus últimas aventuras, de conocidos comunes, de adrenalina. Siempre que hablo con ella me hace sonreír.
Por la noche, a las tantas, un mensaje en el móvil: “stoy cn el marques y tngo el placer d darte la primicia: me voy a tomar 4 chupitos nestor aparicio andino!” Me he asomado a la ventana, riendo. Mañana contesto, he dicho. Y sonriendo he vuelto a la cama, mientras Ciudad Real agota un día de fiesta.
4. Al llegar al despacho he visto la bici plegable que José Luis prometió. Me he echado a reír. He decidido que aún no estaba todo perdido. Rápidamente se ha congregado todo el mundo a ver la flamante bici. La hemos plegado y desplegado, tocado, mirado, puesto y quitado la pata de cabra; nos hemos reído con nuestras ocurrencias, hemos hecho planes y apuestas y nos hemos puesto a trabajar. A media mañana había quedado con dos clientes para denunciar en el juzgado y –como es obvio– he ido en bici. He saludado a diestro y siniestro, he repartido bendiciones y sorteado atascos. Hoy no prenderé fuego al despacho, he pensado. He hablado con Santi: ¿cenamos el viernes? Vale. ¿Llamo yo a esta gente?
5. Mañana comienzo mis vacaciones.

13 comentarios:

Myriam dijo...

Bien lo de no prenderle fuego al despacho, todo llega, ya casi estas de vacaciones y tú que creías que no llegabas je je.

Descansa, disfruta y actualiza de vez en cuando si puedes y nos vas contando.

Un día tendrías que hacer una lista de los diferentes marrones que hay en los ojos de tú familia je je, creo que te daría para una entrada entera.

R. Gª. ALDARIA dijo...

Afortunado! Mis breves vacaciones empiezan pasado mañana... Lo del mensaje me ha gustado, pero me da una envidia... vaya semanita... y mañana a madrugar. Veo a la gente de camiseta blanca, borracha y pañuelo de hierbas y me parece surrealista. ¿De verdad fuiste en bici al Juzgado? ¿Y con la toga puesta? ¡Viva Batman Andino!

Dulcinea dijo...

Puestos a pegarle fuego al despacho, hazlo a la vuelta de vacaciones, no justo antes de irte, hombre.
Pura estrategia.

patzarella dijo...

Pues que disfrutes las vacaciones y vuelvas con muchas historias ;-) Y aprende de tu prima viajera que seguro se la pasa fenomenal.., jeje

Ljudmila dijo...

Bueno Nestor finalmente! Todo llega, tambien las vacaciones. A disfrutar, en bici o a pie, por la montaña o el mar, pero a disfrutar! Claro a juntar adrenalina para el regreso! Nada es gratis en este mundo y hay que administrar bien los + y los -

Altea dijo...

¡¡Oooohh, qué suerrrrte!! A mí todavía me queda una semana enterita, finde incluído
¿Agonía? ¿Sprint? Ya veremos.

Nodisparenalpianista dijo...

¿Pero con caso o sin, ciclista urbano? Jeje, ir en bici regateando coches, autobuses y peatones es adrenalina pura, ya verás. Y eso si es que no terminas arrancando los pedales, te lo digo yo de buena tinta. Oye, léete Extraños en un tren de la Highsmith: yo le prendo fuego a tu garito y tú al mío. Vacaciones laborales, pero no de gUep, ¿no? Me ha gustado MUCHO cómo explicas todo lo de hoy

Néstor Aparicio dijo...

Hum... MYRIAM, no lo des por sentado. Puede que hoy mismo tire la cerilla, ja, ja... El elenco de marrones es tremendo. Algún día diré algo.
Ay, RAMÓN, tus (nuestras) verdaderas vacaciones -con paraguas incluido- comienzan en septiembre... La duda ofende: ¡claro que fui en bici al juzgado! ¡Y volveré!
No, DULCINEA, porque así tengo coartada (yo estaba de vacaciones).
Ay, PATZARELLA, mi prima se lo pasa genial, la envidio no sabes cuánto. Y ella lo sabe y no descarta que un día me vaya con ella a ver medio mundo.
Bueno, LJUDMILA, en realidad aprovecho para escribiros desde el despacho, porque me he venido a sacar dos o tres cosillas. Pero a las 12 me largo.
ALTEA, no te preocupes, todo llega. No hagas sprint final, que ahora andas justa de fuerzas y te quemarías antes de tiempo. Solo mantén el ritmo de pedaleo.
PIANISTA, me apunto a la Highsmith, aunque he de reconocer que no es de mis preferidas. Ahora estoy con "Ardor en la sangre" de mi Nemirovski... Una verdadera maravilla. Por cierto, voy sin casco (imprudente total, lo sé: pero es que el mío está un poco sudadete y me da no sé qué llevarlo con el traje y el peinado Perry Mason) mientras pedaleo por la ciudad. Qué maravilla ser ciclista urbano.

Dulcinea dijo...

Pero si eres el rey de las coartadas falsas. La cosa es que si le prendes fuego a la vuelta, tienes más vacaciones, incluso indemnización por riesgos laborales, y por depresión postparto.

LUISA dijo...

Pues ya se ve que los abogados se "inflan de trabajar": reir, comer y reir otra vez.
Así va España.
Por cierto,muchas funcionarias "preferidas" tienes tú
¿Eres un D.Juan?
Te atendieron bien porque las Funcionarias son estupendas,que lo se de buena tinta.
La cervecita era de mi blog,por eso estaba tan fresquita y bueno,por lo demás,me alegro de que descanses y rías,descanses y rías.
Luisa, al Sur de España

Soboro dijo...

Que pases unas buenas vacaciones y ahora toca descansar.
Qué buena semana, toda llena de risas y sonrisas que son lo que siempre queda.
Un beso

La señora de Lasanta dijo...

No sabía yo que era tu funcionaria preferida del Ayuntamiento, pero me alegra saberlo. Of course, te trataron bien en urbanismo porque en esta santa casa somos todos muy majos y majas, especialmente las de la primera planta, jejeje....

Bueno, pues ya ves que finalmente me he decidido a contestarte. Como le pille el gustillo a esto te vas a enterar...

El conde-duque te manda saludos calurosos y su señora esposa también. Pásalo bien en tus vacaciones y no bebas chupitos Néstor Aparicio que están asquerosos.

Néstor Aparicio dijo...

Bienvenida oh SEÑORA DE LASANTA, ja, ja, ja... Espero verte por aquí a menudo y en vivo y en directo más a menudo aún... Hum, los chupitos nestoraparicioandino fueron idea del conde-duque; pero ya me resarciré en Valencia, ya...