domingo, 17 de mayo de 2009

Alarcos

Antes que una batalla fue una ciudad, allá por el primer milenio. Ahora es una calle, un nombre de mujer, una imagen de la Virgen y una ermita. Sí, una ermita: un lugar fresco que huele a flor donde sentarse a descansar, respirar la luz y despejar la incógnita. Y pedir milagros y rezar.

19 comentarios:

Marta dijo...

Ahora mismo me teletransportaría a ese lugar.

Si pasas por ahí, acuérdate de mí y de un par de cosas más, please.

R. Gª. ALDARIA dijo...

Ufff, lo siento pero esta entrada tuya me ha recordado una subida a otra ermita que hice el sábado por la noche sobre las 2 de la mañana y me ha entrado angustia... Que conste que es la primera vez que me provoca, de forma indirecta, esa sensación tu blog...

misideascotidianas dijo...

Pues nada, a seguir pedaleando-léase, rezando-
Un salu2 Letrado

El futuro bloguero dijo...

Se puede oir la paz que se respira y sentir el frescor de la ermita.

Acuerdate... cuando lo necesites o lo eches de menos.

Un fuerte abrazo.

Myriam dijo...

En esta entrada se respira paz, que bonito sitio.

Néstor Aparicio dijo...

Cuenta con ello, MARTA. Y si algún día logras teletransportarte, hazlo mejor en el AVE, ja, ja, ja...
RAMÓN, eso te pasa por apuntarte a locuras como esas de correr hasta morir... El año que viene podemos ir, pero en bici.
MISIDEAS, trataré de seguir haciéndolo, pero no prometo nada.
FUTUROBLOGUERO, es que el lugar es tranquilo, fresco y silencioso... Es un refugio al que me iría varias veces al día, entre el viento y el piar de los pájaros. Hum... Cada vez más veces lo añoro.
MYRIAM, me alegra que te transmita paz (un poco de la paz que yo sentí el otro día)...

Dulcinea dijo...

Sugerente. Invita a recogerse.

misideascotidianas dijo...

Puedes seguir llamandome Luisa,Letrado:)
Aunque efectivamente ahora sale el enlace de wordpress y no mi nombre.
Un salu2 desde el Sur de España

Altea dijo...

También fue uno de los mejores lingüistas de nuestro tiempo. Emilio Alarcos Llorach. Q.e.p.d., por cierto.

Una canción para ti dijo...

Como no deas con el mazo, te veo mal. De rezar nadie quita nada.

Xiada dijo...

Es curioso, a mí las iglesias por bonitas que sean, nunca me inspiraron. Me dan cierto temor.

Nodisparenalpianista dijo...

Venga, a por los milagros!!!!!

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

...Y después fue Ciudad Real. Tú post se merecía un comentario documentado. Es broma.
Un saludo

Juanluís dijo...

Bonito lugar y mejor acción. ¡Gracias por el descubrimiento, Néstor!

Nodisparenalpianista dijo...

Oye, y la de letras que nios enseñó Alarcos...

Dulcinea dijo...

Alarcos Llorar, le llamabamos en broma, cuando éramos bachilleres. Oh, témpora, o mores...

Sí, sí, letrado, ya sé: momia.

patzarella dijo...

¿incógnita?, ¿milagros?, ¿rezar? Como sea el sitio ese se antoja.

Néstor Aparicio dijo...

Jou, jou, jou... Que aquí estoy de nuevo y paso a contestaros.
DULCINEA, es que el lugar invita a recogerse, a quedarse quieto y meterse dentro...
Ja, ja, ja... Vale, LUISA, es que con tantos cambios ya no me aclaro.
Ups, ALTEA, he de reconocer que no conocía nada de él (a pesar uno de los mejores lingüistas).
UNACANCIONPARATI, no sé si rezar te quita de enmedio problemas o no, pero lo cierto es que hay veces que necesito ayuda de fuera... Bienvenida seas, por cierto, que no te recuerdo de antes.
XIADA, a mi las iglesias me dan paz... Y cuando son de piedra y estoy en penumbras, ni te cuento... No te recuerdo de antes, así que ya sabes: esta es tu casa.
Uf, PIANISTA, es que son tantos... No sé por dónde empezar.
ANTONIO, ja, ja, ja... Sí, lo cierto es que después vino la city. Siempre son bienvenidos comentarios documentados, ja, ja...
JUAN LUÍS, Alarcos es una maravilla de sitio. Hoy, por cierto, celebramos la fiesta de la Virgen de Alarcos (patrona de mi ciudad).
PIANISTA Y DULCINEA, me he quedado en fuera de juego... Es que soy de la democracia, ja, ja, ja...
PATZARELLA, invitada estás cuando quieras (si tienes incógnitas que despejar o pedir milagros o rezar).

patzarella dijo...

He estado ahí..., ¡qué bonito es! Un lugar mágico que despierta el fondo de mis recuerdos... Tengo la sensación de respirar ese aire y ver ese cielo. Sí, no dejes de pedir milagros. Yo no lo haré. Y ella -seguro- los conseguirá... ;-)