miércoles, 1 de julio de 2009

¡Ridículo!

Copio parte de un mail que envié ayer. Os pongo en antecedentes: tenía juicio en Daimiel. Llegaba tarde, así que puse a prueba mi Aston Martin y los radares de la Benemérita. Aparqué como solo James Bond y yo sabemos hacer y eché –toga al viento– a correr al juzgado. Entré por la puerta a las 9.30 en punto, solo para descubrir que mi juicio estaba señalado a las diez. Media hora después. Maldije entre dientes. Pues me voy a desayunar, dije… Pedí mi café, un bollo y el periódico. La tele estaba encendida, con la típica película de adolescentes americanos, cuando de pronto –¡zas!–: el ridículo.
Ahí va el mail:
“Lo cierto es que estaba leyendo El Pais mientras devoraba mi cruasán, pero es que los problemas de los adolescentes atraían mi atención (ya sabes, mi segunda juventud o lo que sea...) y no podía dejar de preocuparme por la joven y fea Jenny o el negro Tommy... Y qué me dices del profesor Stevens (siempre hay un profesor Stevens) al que su mujer le tiene tan atado que le ha terminado por atontar y busca la liberación en la danza solitaria y frenética (como lo oyes: frenética y solitaria). El momento culmen ha sido cuando me he reído con una tontería que han dicho y (silencio entorno) me he quedado yo solo en el bar: la gente me ha mirado mal, así que he recogido mi toga, los bártulos, he pagado y me ido con la mirada llena de reproches de todo el bareto.
Qué vergüenza, madre...”
Ya fuera me he vengado, a mi manera: ¡tristes!, les he dicho por lo bajini. Y me he ido a mi juicio.

13 comentarios:

jegarmimo dijo...

deja de leer el pais que tu eres más del alcazar y paga las puñeteras jornadas

Néstor Aparicio dijo...

Joer JESÚS, que te aseguro que hago lo que puedo, pero es que el cambio climático y la crisis mundial se ponen en mi contra...

Parsimonia dijo...

Qué corte! ¿ni una sonrisa cómplice en alguna mesa? Eso de reir solo es alienante, pero te sientes como tocado por una varita mágica ¿no?
Besos, abogado(voz del cabo del miedo).

Dulcinea dijo...

Me ha encantado eso de "toga al viento". Es como si te estuviera viendo, jua, jua, jua...

Eso del país está feo, feo.

Anónimo dijo...

Javier SANCHEZ: Claro coño, la serie es la reposicion de Sensacion de Vivir. Te cuento, el profesor Stevens, orgulloso padre de la maravillosa estudiante Jenny, la que tu has llamado fea, se ha quedado embarazada de Tommy, el negro, adicto al opio y gran comunicador. En cualquier caso esta tarde, como todas las semanas me compro la Cuore y te paso el poster en pelotas del profesor Stevens que se que te gusta. Un abrzo champion

Néstor Aparicio dijo...

Nada, PARSIMONIA, ni una mala sonrisa, ni una mirada de complicidad... Solo carajilleros ojeando el Marca y jugándose la vida en cada pitillo. Lo dicho, unos tristes. Yo me sentí genial, así que...
DULCINEA, es que lo de la toga al viento es muy visual: corrí como alma que lleva el Diablo...
Ja, ja, ja... JAVI, te veo al 100%. No hace falta que me pases el poster, de veras. Te lo agradezco mucho, pero es que el Stevens no es mi tipo (vamos, que ni el Stevens ni ningún otro). ¿Nos vemos mañana en la cena?

R. Gª. ALDARIA dijo...

Me tienes despistado, ya no sé que pensar contigo, esta noche te emborrachas y te confiesas. He echado de menos en esta entrada alguna referencia a S.Sª daimileña.

María dijo...

jajajajaja. A mi ayer en el trabajo me entró un ataque de risa de puro agotamiento.... los del trabajo creian que me habíia fumado algo, pero no, era agotamiento... la verdad es que te sientes raro cuando eres el unico que te ries y el resto te mira mal... se merecian esa revancha!!

Nodisparenalpianista dijo...

En "Doctor en Alaska" salía Chris Stevens, al que le crecía la melena y la barba en un capítulo si y en otro no. O eso, o el que ponía los vídeos los tenía muy desordenados...

Altea dijo...

Tengo que aprender a aparcar así. Debe de ser utilísimo cuando se visualiza a lo lejos el único hueco que queda en toda la calle, plagada de buitres que van buscando lo mismo que yo: ese estacionamiento imposible por el que, encima, hay que pagar.

Néstor Aparicio dijo...

Ja, ja, ja... RAMÓN, eso es bueno porque significa que te preocupas por mi. Uf... El viernes...
MARÍA, ¿trabajas? Pero tía, si es que no cuentas nada... Ya podrías ponernos al día, leches. Ojo, por cierto, con el agotamiento. En la bici decimos que hay que comer antes de tener hambre y beber antes de tener sed. Pues eso.
PIANISTA, el problema es que el que ponía las cintas estaba peor que el Dr. en Alasca y claro, así le iban las cosas (al Dr. y a la serie)... Igual hablamos un día de estos, ya te contaré...
ALTEA, exige un control tremendo y, sobre todo, un Aston Martin. No lo intentes con tu Seat Panda.

Nodisparenalpianista dijo...

Por cierto, si, vi Watchmen, claro. Muy interesante sobre todo el principio. El final, pues... bueno.

Andrés Porras Soriano dijo...

Te daría la risa de ver a cuarentones interpretando a estudiantes de 2º de BUP.

Para mí los ataques de risa son como los chistes de Les Luthiers, te partes de risa, pero cuando los cuento no provocan la misma gracia.

Los mejores eran los ataques de risa en mitad de una clase.