viernes, 25 de septiembre de 2009

El hombre libre

Le doy la mano y cierro la puerta. Oigo como pide el ascensor y me quedo en silencio. Se llama Isabel. Mi cliente es su marido, que está en prisión; y en prisión están todos, de una forma y otra. Ella, sus hijos, la hipoteca, los primos, el perro, el gato y la pecera. Es curioso como un sitio tan espantoso puede convertirse en uno más de la familia. Las cuatro paredes grises se han metido en la vida de su familia como un hermano más, un hijo silencioso, un cuñado gris al que todos se acostumbran; un personaje familiar que no dice una palabra, pero a cuya sombra viven, dependiendo de sus plazos, horarios de visitas y llamadas.
Y poco a poco, la sombra se hace más grande, más pesada. Se come las risas, la música y el verde de la lechuga. La voz esa tan graciosa del ascensor deja de parecer graciosa. El gris se come los amaneceres. La prisión se hace con el control de la casa.
¿Cuándo sale?, le digo
El 23 de abril de 2010. Su mirada es triste y de ceniza.
La despido en la puerta. Miro desde la ventana. Más allá, los árboles aún verdes y un pajarillo. Nos miramos silenciosos. Somos libres, aunque nos cueste darnos cuenta.

12 comentarios:

Atiza dijo...

Néstor, ya te vale, guapo!

diosenmicalle dijo...

La libertad, don de Dios.

Nodisparenalpianista dijo...

Seis meses y libre. Muchos se pasan la vida y nunca lo consiguen.

Dulcinea dijo...

Ojalá la experiencia de la cárcel le sirva para no querer volver.

La suerte del ser humano es que puede rectificar siempre. El propósito de enmienda. El hombre es libre de elegir en qué emplea su libertad.

Psst. ¿Por qué ya le vale, Atiza? ¿Ha hecho algo que tú sabes y no nos cuentas? Venga, larga ya.

El futuro bloguero dijo...

Apoyo a Atiza, un poco más de alegría, nos vendría muy bien...

Nodisparenalpianista dijo...

Eso, eso, Atiza, larga lo que sepas!!!

María dijo...

Abril llegará en un abrir y cerrar de ojos. y valorará más eso que dices la libertad, quizá enseñe a otros a valorarla... Yo por mi parte me apunto la moraleja. 2010 puede ser un gran año!

Por cierto, ayer vi "mentiroso compulsivo"....

Dulcinea dijo...

QUE LARGUE ATIZA,
QUE LARGUE ATIZA,
QUE LARGUE ATIZA,
QUE LARGUE ATIZA,
QUE LARGUE ATIZA,

Nodisparenalpianista dijo...

Jo, Atiza se ha largado, en efecto, y el resto también...

Terapia de piso dijo...

Y prisioneros en nuestra propia libertad.

Un saludo

José Roberto Coppola

Anónimo dijo...

Néstor, guapo, estás otra vez de vacaciones o qué? Cada día peor.

Néstor Aparicio dijo...

ATIZA, sé que os cuento cosas un poco tristes, pero es que esta es la realidad. Detrás de los asuntos hay vidas. Aunque a veces vaya volado, no llegue a todo y no caiga en la cuenta.
DIOSENMICALLE, al parecer eso dicen.
PIANISTA, lo cierto es que hay gente que no se da cuenta de que son libres... Para bien o para mal, lo son.
DULCINATOR, nadie está en prisión por recoger margaritas, pero ya ha pagado el precio que le tocaba... Con creces, me temo.
FUTBLOG, os prometo una entrada mejor (es más, me ha costado dar con ella, pero creo que es más alegre). Es que últimamente voy volado (y volando, je, je).
No insistas PIANISTA, Atiza tiene los labios sellados.
MARÍA, ¿qué es lo que pasa en 2010? ¿Hay novedades? Deberías contarnos más cosas, que mira que tengo ganas de montarla en BCN, juas, juas...
DULCI, va a ser que no. Atiza no dirá nada...
PIANISTA, estamos aquí, pero solo de visita... Joer, qué malo es septiembre...
TERAPIA DE PISO, algo muy parecido decía el pobre de Nietsche... Y estaba muy equivocado: nadie es prisionero de lo que elige.
ANÓNIMO (que espero que seas Anónima, no te voy a engañar), no estoy de vacaciones; simplemente es que voy con cara de velocidad. Acabo de venir de suspender un juicio y he ganado unos minutos para escibir y contestar... Ay, el estrés postvacacional o primaveral o la crisis de los sesenta... ¡Qué será, será!