miércoles, 24 de marzo de 2010

El turno de oficio (II)

Un día alguien del Centro de la Mujer de Almagro tuvo la magnífica idea de sacar un folleto llamado “Recursos para ti” en el que ofrecer información y ayuda para las mujeres maltratadas “por parte de sus maridos o compañeros” o para las que están en situación de riesgo. Tuvo la idea y lo hizo. Y añadió las razones por las que no había que acudir a los abogados del turno de oficio especializados en violencia de género: “abogados no especialistas y poco concienciados con el tema”. Hay que jorobarse.
Me repito despacio: no especialistas y poco concienciados con el tema. Me hace pensar. Me pregunto cómo será la cara –el verdadero rostro– de la persona que hizo el folleto y diseñó su contenido. ¿Qué sabrá ella? ¿Conocerá con exactitud los requisitos que el Colegio de Abogados exige para entrar en ese turno específico? ¿Qué sabrá de los dos años de Escuela de Práctica Jurídica, de los tres de ejercicio y de la prueba de capacitación profesional que deberá superar para formar parte de ese selecto turno? ¿Tendrá idea del curso de especialización y de los cursos de reciclaje que debe superar el letrado que pretenda prestar sus servicios en “violencia de género”?
Parece ser que son mucho mejores las abogadas de no sé qué asociación especializada que tiene un convenio con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y que dicen prestar un servicio gratuito (¡letradas que, por cierto, pertenecen al turno especial de violencia de género de mi colegio de abogados! ¡El colmo!). Parece ser que hay que justificar la subvención millonaria y que la mejor manera de hacerlo es engañar a las mujeres que sufren la lacra del maltrato con intereses sucios y partidistas. Parece ser que la demagogia y la mentira es la mejor manera de imponerse. "No especializados y por concienciados con el tema": demagogia en estado puro, publicidad barata, estalinismo de aficionado, intereses podridos y partidistas...
Política, otra vez. No dejo de sorprenderme porque no me puedo creer que la patética política se meta en los sentimientos de quien sufre, como burro en chatarrería. No me lo puedo creer. No, no me callo, no puedo hacerlo: soy abogado del turno de oficio desde hace ya unos cuantos años. No pertenezco al turno de violencia de género, pero me he hartado de combatir contra los letrados que sí están y sé que lo hacen mejor que las mujeres juristas de no sé qué asociación. Sé que los compañeros del turno son independientes, que no obedecen a directrices de no sé muy bien quién, que cobran malamente por un trabajo técnicamente perfecto y que defienden a las mujeres maltratadas como si fuera el único asunto que tienen. Lo sé porque lo he visto, porque lo veo a diario.
Es injusto, es patético, es demagógico y huele a podrido que ese “alguien” de aquel centro de la mujer (dependiente orgánicamente del Instituto de la Mujer de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha) insulte a mis compañeros. Porque me insulta a mi y al colegio y a todos los colegiados. Por eso no hay que extrañarse de que reaccionemos duramente. Y que lleguemos hasta el final.
Y sí, estoy enfadado.
PD: aquí, aquí, aquí, aquí y aquí unas cuantas noticias y videos.

15 comentarios:

Dulcinea dijo...

Primero: ¿la violencia tiene género? ¿no sería mejor hablar de violencia y no de pamplinas?

Segundo: ¿qué tipo de sensibilidad u/o especialización se requiere para defender a la víctima (hombre o mujer) de su agresor (hombre o mujer?

Tercero: efectivamente, es una falta de respeto Topletrado, pero hacia todos.

A mí, que soy mujer, me provocan naúseas las cuotas, las discriminaciones positivas (antítesis donde las haya) y los mapas del clítoris: sobre todo si vienen de quienes callan la boca ante la ablación que se practica en paises islámicos.

patzarella dijo...

Uy, ¡qué fuerte! Menos mal que de abogada tengo menos que nada, que no sé bien a bien qué será eso del turno de oficio, pero que NO ENTIENDO la violencia de género.

Néstor Aparicio dijo...

DULCINEA, tienes razón en parte. Veamos, el asunto de los hombres que pegan a sus mujeres es una verdadera lacra social contra la que hay que luchar. Me parece estupido hacerlo sin contar con los problemas que conlleva: ¿violencia de género será también la ejercida por una mujer contra su compañera (o esposa, conforme a la nueva ley)? Parece que no... ¿No hay ninguna mujer a la que le moleste ser parte de "la cuota" en un consejo de administración? ¿Nunca nos cansaremos de la hipocresía del feminismo preocupado por el voto y la foto? Uf... Me pongo de mala leche... Pero más cuando se pretende ser más progre que los demás solo por no perder el sillón, la subvención o el estatus.
PATZARELLA, la violencia de género es en sí mismo algo incomprensible: ningún ser verdaderamente civilizado le pone la mano encima a su esposa. Y sí, menos mal que no necesitas un abogado, jaja...

maria dijo...

Enhorabuena por este comentario en tu blog, Néstor, estoy totalmente de acuerdo con él. ya es hora que alguien hable claro de este asunto. Yo tampoco pertenezco al turno de violencia, pero también conozco a compañeros que lo dan todo por las víctimas que defienden. Es una pena que haya alguien capaz de desprestigiar la labor que realizan nuestros compañeros.

ardiendoaunclavo dijo...

Oye, ha sido leerlo y se me ha puesto la cara roja, la sangre hirviendo y las orejas, a echar humo. Creo que me estaba "solidarizando" -en plan "psico-somático"- contigo y con todos tus compañeros que, al fin y al cabo... son los míos.

De vergüenza...

Marta.-

Juanluís dijo...

Qué pena, Néstor. La sociedad se está concienciando con la violencia doméstica en parte. Por supuesto que hay que luchar por erradicarla, pero me parece que los métodos del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha (entre otras instituciones ad hoc) empeoran la situación. En Sevilla, el juez Serrano se atrevió a decir públicamente que la Ley no es perfecta y que hay cosas que mejorar y lo calificaron de "altavoz de maltratadores". Parece que la legitimadad sólo la tiene una parte que vive muy cómoda erigiéndose en la única defensora de las mujeres.

Nodisparenalpianista dijo...

Es para estar rabioso, sin duda. Pero permite que te meta el dedo en el ojo. Los del sector, qure entenden de leyes pero no de justicia, han callado como lo que son cuando se han hecho imbecilidades como decidir que hay presunciones diferentes según los colgajos que uno luzca en la entrepierna. Claro, piensan con eso y luego pasa lo que pasa. Callan como ratas ante la acumulación de injusticias, legislan para parte y meten mano a lo que molesta sin rubor (pienso en las cosas de la prensa, por ejemplo.
Te quejas muy legítimamente, pero me da que os habéis encontrado con lo que desde hace tiempo se estaba cociendo. Todos somos responsables por no sacar con lejía a toda esta basura.
Sinceramente me sabe muy mal por ti y por los otros tres majos que conozco en tu oficio, que, por lo demás, no me da ni una garantía de confianza.

Néstor Aparicio dijo...

MARÍA, gracias a ti por mirar y por estar de acuerdo. Estas cosas me hacen pensar que tenemos que enseñar a la gente el verdadero trabajo de un abogado del turno de oficio, libre, independiente y preparado. Ahí entras tú.
MARTARDIENDO, es que es para echar humo. Si tengo oportunidad cuelgo el folleto (el antiguo y el nuevo, que es aún más patético) para que veáis el tipo de gentuza contra la que tenemos además que luchar.
JUAN LUÍS, el único portavoz válido es la propia mujer maltratada: nadie sabe lo que se pasa en esa situación y nadie -nadie, insisto- puede erigirse en adalid de la progresía. Máxime cuando para serlo se usa la mentira, la injuria y la difamación.
PIANISTA, hay a quien le molesta, pero siempre digo que la ley de protección integral ha matado la presunción de inocencia: el hombre siempre es culpable, hasta que -raramente- un juez decide lo contrario. Hay de todo, pero no no falta quien abusa de la ley para lograr una separación verderamente exprés... Estamos indefensos.

No cogé ventaja, ¡miarma! dijo...

Creo que ya está casi todo debatido, tienes razón, tengo amigos Abogados, muy prestigiosos, que hacen turno de oficio sin necesidad; sólo lo hacen por prestar auxilio a los que no tienen medios para pagar Abogados de su prestigio.
Un abrazo

Rodrigo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
néstor dijo...

Un tal Rodrigo ha dejado este mensaje, que luego ha borrado:
"Si. La asociacion lo ha hecho mal. Pero que usted se ponga tan suficiente ¿? oiga: trata usted igual a los clientes del turno que a los de pago? se les pone siempre al teléfono? les llama o les escribe con igual presteza? les dedica el mismo tiempo? le preocupan igual? es igual de amable? igual de solicito? les recibe cuando ellos lo requieren? esta usted enfadado dice? y sus clientes del turno estan enfadados? se estudia usted las cosas con el mismo afan? Si ya se que muchos lo hacen. ¿usted lo hace?"
Rodrigo, ¿por qué me parece que te conozco?

Luisa dijo...

Pues rompo una lanza en tu favor, Letrado.
Qué manipulación sin escrupulos, a todos los niveles, cuando del dolor de la mujer se trata-en este caso-por no hablar de aborto, etc.
Conozco muchos letrados trabajando en el turno de oficio que lo hacen de maravilla.
La politica debería estar al servicio de la gente y no servirse de ella.
Ánimo, que son pocos y cobardes.
Luisa

Tras cuatro intentos de que entre mi comentario, tengo que recurrir a la cuenta de google-recomiendo ampliar la posibilidad de URL-

Dulcinea dijo...

Hay tanta basura en este tema, que hay que tratarlo con una pinza en la nariz.

Habría que tratar como delito grave la denuncia falsa en estos temas concretos. Hoy por hoy, decir -mintiendo- que un señor te ha hecho lo que sea, sale gratis. Y al pobre hombre el sambenito no se lo descuelga nadie, aún siendo inocente.

De esas falsas denuncias se obtienen divorcios, puestos de trabajo y demás cuestiones.

El mensaje borrado huele a demagogia. El abogado que es legal, lo es "de raza", en cualquier tesitura.

El mayor tirón de orejas se lo merecen los jueces.

maria jesus dijo...

LLego tarde, me parece que ya está todo dicho

Néstor Aparicio dijo...

MIARMA, es que aún quien piensa que el turno de oficio es el refugio de los "pobrecicos" que no tiene dinero para pagarse un buen abogado. Y es injusto.
RODRIGO, sí, me preparo los asuntos del turno con la misma diligencia que los particulares. A efectos prácticos no hago diferencias de ningún tipo.
LUISA, solo los muy cretinos ven posibilidades de negocio en el dolor ajeno. Solo los muy cretinos o los políticos. Siento lo de quitar el anonimato en los comentarios, pero es que se me metió alguien a quien no deseaba y tuve que eliminarlo.
DULCINEA, parece fácil, pero no lo es. La verdad no siempre es sencilla y las cosas no siempre se ven igual de claras: obviamente hay mucha injusticia, pero parece que la filosofía es la de empurar a un inocente para que no se salven los culpables. Es curioso...
MARÍA JESÚS, está todo dicho, jajaja, ¡pero podías haber opinado!