lunes, 18 de febrero de 2008

Caleidoscopio

El matrimonio nos engorda, hemos resuelto José Luís y yo mientras apurábamos con Emilio el café en su despacho. Tras unas cuantas sandeces más, hemos vuelto a nuestras cosas: corregir tres demandas, hacer un par de reclamación de cantidad, una de desahucio, una conciliación, dos declaraciones penales, un juicio mañana…
A las doce, en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación: ¿te viene bien el día 4? ¿Qué es el 4? Pues eso, cuatro. Vale. Cuando voy a por el coche me asombro de lo sucio que está y descubro que lo he dejado en el único hueco libre que había: “solo coches oficiales”. El término es discutible, así la conciencia no se despierta.
Llego al juzgado y saludo en decanato (están las cuatro funcionarias, con cara de lunes y pegatina de servicios mínimos). Les digo una burrada y se sonríen.
Conchi, te he dejado una demanda y un par de escritillos. Ya me dirás.
–Vale, me dice.
Saludo a Luís, que arrastra su maletín y una tendinitis. Si me esperas un rato, te bajo al despacho. Vale, ahora te veo, voy a vigilancia penitenciaria. Vale.
Y me voy a fiscalía. Saludo a Ana, le pregunto por la huelga de funcionarios a través de la barricada de expedientes. Pone cara de circunstancias, pero dice que bien, que hay que apoyarles. Vale, digo yo. Los juzgados en huelga parecen poblados abandonados del far west, ante la llegada del forajido sanguinario. Abajo, cuatro funcionarios liberados atronan con sus silbatos cada veinte minutos, para advertir que la huelga sigue. Me recibe la fiscal a la puerta de su despacho. No me deja entrar, así que freno en seco. –¿Venías a una conformidad para el juicio de mañana?, me dice. –No –pienso–, venía a organizar una conga. Pero le digo que sí, que venía a la conformidad. –Pues no me lo he mirado, ¿por qué no te vienes mañana? –Porque mañana es el juicio y mi cliente viene de Bilbao o Burgos o no sé dónde. –Ya, pero es que no me lo he mirado. ­–¿Vuelvo más tarde? –Sí. O mañana, mejor… Sospecho que estaba con alguien o pintando un cuadro o repasando la lista de la compra; por eso no me ha dejado entrar y me ha despachado con los brazos en jarras. Nunca sé cuándo estoy de más.
Compruebo en el juzgado de lo Penal nº 2 que el juicio se suspenderá y me quedo de cháchara con Carmen y otra funcionaria interina que no hace huelga.
Me paso por el juzgado de primera instancia nº 6, vacío. Y por el 5, vacío. Y por el 3, vacío. Empiezo a sospechar de alguna extraña epidemia cuando, a punto de sucumbir al pánico de la soledad, encuentro a Jorge –procurador de los tribunales y ciclista de montaña– y nos contamos nuestras últimas aventuras y dolencias. Él no ha salido, así que le llevo varios kilómetros de ventaja este fin de semana.
Son las dos menos diez cuando salgo a la calle. Casi me echo a llorar al ver mi coche, así que decido ir a lavarlo. Y todavía me queda la tarde, pienso de camino. Y la semana entera…

25 comentarios:

Nodisparenalpianista dijo...

O sea, que haces pirulas para aparcar.
¿Ya tienes un buen abogado?

Pedro Barahona dijo...

El matrimonio nos engorda, hemos resuelto José Luís y yo mientras apurábamos con Emilio el café en su despacho.
¡No estoy totalmente de acuerdo!, engordar, engordar, engordamos solos.

Daky dijo...

pues al menos ahí hay alguien; aquí la huelga es mucha huelga, ni dios trabaja en los juzgado, ni en el registro....

Nodisparenalpianista dijo...

De todos modos yo sigo hecho un pincel...

Altea dijo...

Pues a mí me parece buena señal engordar en el matrimonio. Cuando nos van bien las cosas solemos empezar a echar tripilla. Ya se sabe, "la curva de la felicidad".
¡A por la semana! Haz como alguien que conocía yo: "Qué paso lleva la semana: pasado mañana, miércoles".

María dijo...

Estoy con el pianista... ¿haces pirulas para aparcar? mi hermana (cuasi-abogada) trabaja recurriendo multas... jajajajaja

El futuro bloguero dijo...

Bonito cuadro, los unos en huelga, los otros currando, los casados engordando, unos con bici, otros aparcando en vados oficiales...

España, supongo...

c3po dijo...

Umm! Pues, caro Colega, da gracias de que en Ciudad Real no haya tantos Juzgados como en Madrid o Barcelona. Que eso es lo que ganamos los que ejercemos en provincias.

Dulcinea dijo...

O sea, que cuando dices que trabajas mucho hemos de entender que paseas mucho y te entretienes de cháchara. !Ja!

Los quilos se acumulan por alguna perversa razón y me temo que no entienden de estado civil.

Néstor Aparicio dijo...

Lo mío PIANISTA, no son pirulas: es arte. Me permito decorar el paisaje urbano con aparcamientos imposibles, artísticos...
PEDRO, sin duda, el matrimonio os engorda. Es un efecto secundario (hay quien dice que principal) que se repite siempre. Lo veo en mi familia, en mis amigos. Las únicas que se mantienen bien son las mujeres... No sé, algo debe haber.
Se me iba a ocurrir una maldad, DAKY sobre el binomio trabajo/presencia de los funcionarios... Pero no diré nada, que luego todo se sabe. He hablado con un amigo en Burgos, que me dice que allí todo está igual, o peor. Por cierto, ¿qué haces por los juzgados? No me digas que eres del gremio (abogada, procuradora, funcionaria, delincuente...).
PIANISTA, eso es porque aún no te ha llegado la hora. Yo también estoy como una estatua de Praxíteles... Pero ya llegará la era Botero, ya.
ALTEA, mi amiga Rosa decía los miércoles "durmiendo hoy, mañana viernes" y se animaba un poco. A mi nunca me sirvió.
MARÍA, supongo que con eso de "cuasiabogada" pretendes decir que el cuasi-licenciada en Derecho... Ejem, si quiere le puedo pasar alguno de los autógrafos que me dejan la Policía Local en el parabrisas.
FUTURO BLOGUERO, yo diría "la vida misma".

Néstor Aparicio dijo...

Hum, C3PO, ganamos mucho más de lo que perdemos, gracias a Dios. Cada vez que subo a Madrid, termino estresado, corriendo de un lado para otro sin saber por qué.
DULCINEA, siempre ves intenciones ocultas en mis palabras inocentes y cordelires... No sé a quién me recuerdas... Es tarea esencial de mi trabajo las relaciones humanas con todos y cada uno.

el trenti dijo...

Qué tal va eso Nestor:

Aunque el pianista asegure que sigue estando tipo-lapiz lo de que el matrimonio engorda es tan real como cruel. Y eso de la barriga de la felicidad es un eufemismo para decir ¡gordo!...jeje

Bonita ruta la tuya (con infracción de aparcamiento incluida). La que no te dejó entrar al despacho quizá fuera porque también ella estaba pensando en preparar una conga. Jatetú.

Un abrazo

María dijo...

treti! ¿entonces este viernes fiesta en el despacho de la fiscal?? me apunto!!!

Marta dijo...

Igual la fiscal firma una huelga de conformidad y os unís a la que tienen organizada los juzgados. Así puedes ir tranquilamente a lavar el coche. Y llegarás al viernes la mar de relajado. Además, ya es martes... Ayer era peor ¿no?

Nodisparenalpianista dijo...

Oye, porque la fiscal es peliroja o no? Es que te pierdes, mi querido Néstor, en historietas colaterales. Sustancia, sustancia.

Y por cierto, ya que veo que no te estiras ni a tiros, te recuerdo que he sido el primero en comentar y que quiero un busto de Praxíteles.

Néstor Aparicio dijo...

TRENTI, a veces me asombra esa preclara mirada tuya: ¡la fiscal pretendía bocharme mi conga! Falaz mujer. La próxima vez le digo algo. Por cierto, bienvenido, que hacía siglos que no se te veía por estos lares. Te leo y te admiro, por cierto.
MARÍA, haced lo que queráis, pero no digáis que vaís de mi parte.
Si el caso es que no estoy muy tenso, MARTA. Estoy simplemente empequeñecido ante la semana que comienza. Snif.
Desde luego PIANISTA, tienes cada cosa. No se os puede insinuar nada, que os montáis unas historias que dan miedo. Hablaré con Esther, para que no diga ni mu a nadie (le desconectaré la ADSL).

Carlos RM dijo...

El palacio de Justicia como microcosmos. En cuanto al matrimonio, ¡qué flaquito estoy!

Dulcinea dijo...

Entonces ¿la chica que trajiste a la fiesta de la Bulla era fiscal?

Altea dijo...

Ahora que lo pienso: no entiendo el título.

Nodisparenalpianista dijo...

Oyer, ¿aquí no acualizabas los miércoles? ¿O era los martes? ¿O es que estás muy ocpuado buscando el regalo por haber sido el primero en comentar???

R. Gª. ALDARIA dijo...

Si el Juzgado vacío es un poblado desierto del 'far west', cuando está lleno es algo así como la última batalla de 'Braveheart'. He visto a fiscales con los inyectados de sangre. De todas formas prefiero la adrenalina al balium, ¡ughaugha!

Néstor Aparicio dijo...

En efecto, CARLOS: la justicia local como una ciudadela, con sus propios ritmos.
Has dado en el clavo, DULCINEA: estaba tomando nota de todo, para la querella por desórdenes públicos que os vamos a meter.
Pero si es que no me da la vida para contaros cosas interesantes, PIANISTA. No todos los días me ocurre algo digno de contar. Está bien, me esforzaré un poco más.
Veamos, ALTEA: deberes para mañana. Entra en www.rae.es y añade en el buscador "caleidoscopio". Me fijé en la segunda acepción.
RAMÓN, me gustó lo de Braveheart. Mañana voy con mi falta escocesa y el espadón jamonero (ya verás como llego a una conformidad con la fiscal).

Anónimo dijo...

la verdad tío como te las arreglas para prepara dos juicios y redactar tantas demandas, y encima sales en bici???

Néstor Aparicio dijo...

Anónimo, no sé si volverás, pero te contesto. Eso es todo lo que tenía que hacer, cuestión diferente es que la haga... Además, ten en cuenta que estamos de huelga, así que no entra papel, solo sale. No perdemos el tiempo en contestar recursos, demandas, escritos de trámite. Solo demandas. Lo de salir en bici, es que es una droga, que necesito -al menos- tres veces en semana.

Javier Márquez dijo...

Néstor, desde la ultima vez que limpie tu coche - y mira que hace tiempo jaja- creo que no ha vuelto a estar tan limpio.
Cada vez tu blog tiene más exito.
Por cierto Flicidades atrasadas, que con tu viaje no te pude felicitar. EL sabado celebracion por todo lo alto. Puede comenzar con bicis por la mañana y...