viernes, 8 de febrero de 2008

La prisión

Salía a las 13.39 horas. Tenía frío. Temblaba. Me di cuenta cuando recogía la cartera, las llaves, el dinero y el móvil de la taquilla que el funcionario me había abierto. Cuatro llamadas perdidas. Me calenté un poco al sol y pensé.
Habíamos hablado durante una hora y media. Apenas diez minutos del juicio y de su defensa. El hombre se había desahogado. No quería grandes respuestas, ni soluciones. Solo alguien que le visitara.
Qué sola está la prisión, tan llena de gente.
Le miré. Cuídate, le había dicho. El martes nos vemos, muchas gracias por todo, contestó. No sonrió. La prisión contagia la enfermedad de la tristeza. Una tristeza gris, cutre y maloliente, que se te pega a la imaginación y a la esperanza.
Herrera de La Mancha huele a drama. A húmedo y a tabaco.
Y a lejía.

24 comentarios:

Marta dijo...

Y leyendo lo que escribes, tengo frío y huelo a tabaco, a lejía y a humedad. Voy a ponerme al sol, un rato.

Dulcinea dijo...

!Pero qué entrada más bonita, Néstor!

Algo parecido me contó una vez un amigo sacerdote. Va a Can Brians una vez a la semana a escuchar a los presos, a hablar con ellos. Me decía que es lo que más necesitan. Sale de la cárcel con la misma sensación que tú describes.

Daky dijo...

¿Ves? Al terminar de leer el post me a parecido que la que estuvo allí fuí yo, osea, que de escribir mal o tonterías, nada.
Un beso.
((((((ahora que nadie nos lee, en realidad si que me hubiera importado que no lo hubieras hecho.))))

J. dijo...

Imposible decir nada, Néstor. Que te leo, disfruto.

Inmenso.

Y ya.

Rocío Arana dijo...

Digo lon que Jota, o sea nada... Inmenso. Y ya...

Néstor Aparicio dijo...

Ya te tocará MARTA, ya irás un día a visitar gente a prisión. Y entonces escribirás algo parecido. Y te pasarás un rato al sol (bueno, en Bilbo no sé si tenéis de eso).
En efecto, DULCINEA, lo único que necesitan es sentirse queridos por el mundo exterior. Sea lo que sea lo que les tiene dentro, la soledad no es castigo soportable. Ni humano.
Ja, ja, ja... Tremendo DAKY, tremendo.
J. y ROCÍO, gracias. Aunque no sé qué decir: que disfrutéis con una historia tan gris me preocupa. ROCÍO, concéntrate en París (y en traerte algo para nosotros).

Carlos RM dijo...

Qué frío, Néstor. Qué frío. Y ese olor a lejía... Lo has transmitido perfectamente. Y poéticamente: de lo triste, de lo feo, también se puede hacer poesía. Digo yo.

María dijo...

uy si, estoy con todos, qué frío... y me he quedado un poco triste... prueba tu a sonreirle, a ver si acabais iluminando la cárcel... no?

Jo, que falta hacen los buenos abogados!!!

Por cierto!! eso de que desliais lo que los periodistas liamos... no me gustó!! :P

Daky dijo...

...tremendo...???

Calata dijo...

Hola, enhorabuena por tu blog.
me gustan los comentarios y las descripciones, además yo como fotógrafo me imagino las imágenes, las escenas, la luz... sería realmente interesante poder plasmar esos ambientes que nos cuentas.
Ánimo con tu estupendo Blog.

http://blogdecalata.blogspot.com/

patzarella dijo...

¿Y cómo llevar a ese sitio unas cuantas sonrisas? ¿Podrás hacerlo? Seguro el simple hecho de estar y escuchar cuenta. ¡No lo dejes! Que difícil poner todo el corazón y al mismo tiempo no llevarte todas estas historiasproblemas...

Benita Pérez-Pardo dijo...

No debe ser fácil, no.
Pdta. Gracias por la receta.

Altea dijo...

Sin palabras. Has conseguido dejarme sin palabras.

Nodisparenalpianista dijo...

Leí el otro día que B16 decía que el infierno era algo parecido a eso, la soledad.
Sería bueno que muchos te leyesen antes para que se diesen cuenta de lo terrible que puede ser todo por dar según qué malos pasos.

Altea dijo...

Te he dado un premio.

Néstor Aparicio dijo...

Gracias CARLOS. Efectivamente, espero que de lo feo también se pueda hacer poesía.
Pues no estés triste MARÍA. La prisión es como es: triste, anónima, solitaria. Es la peor experiencia para cualquier persona.
El caso, DAKY, es que me hizo mucha gracia tu comentario: nunca dejáis de sorprenderme y -no nos engañemos- nunca llego a entenderos (pero la culpa es mía, sin duda).
Muchas gracias CALATA. Me he pasado por el tuyo: volveré.
PATZARELLA, mucha gente trabaja allí para eso. Pero es que es muy difícil: todo es gris, cenizo, triste... Hasta los funcionarios -despeinados y taciturnos- se contagian del ambiente.
BENITA, de nada. Tengo tantas recetas como modelos Casa Tarradellas.
ALTEA, mil gracias por el inmmerecido premio. Me he pasado por lo tuyo ahora mismo y lo he visto. Trataré de contestar en breve.
PIANISTA, a ti te impresiona porque eres sensible. No es lo habitual. Pero si sirve de algo, me alegro.

Anónimo dijo...

No me aclaro, si B16 dice que sí hay infierno y JP2 decía que no, ¿a cual le engaño Dios cuando hablaba por su boca?

Anónimo dijo...

Para ayudar a los presos, mi cuñado está preparando un proyecto llamado Rock en una Cárcel, con clases de guitarra, composición, conciertos, etc.

Mi hermana hizo un corto rodado por ellos y actuando ellos sobre un guión escrito por ellos, de gran acogida e impacto.

Otra hermana se dedicó a enseñar inglés a los presos, hasta que los presos se le subieron a la chepa y lo tuvo que dejar.

Muy buenas acciones, como las tuyas Nestor.

El futuro bloguero dijo...

Estoy de acuerdo NÉSTOR, siempre se tiene que contagiar lo que se siente en la cárcel.

La libertad no hace felices a los hombres, los hace simplemente hombres.

Un abrazo

Néstor Aparicio dijo...

ANÓNIMO 1, no estoy muy seguro porque no soy un especialista, pero no me suena que JP II dijera que el infierno no existe. Sí dijo -creo recordar- que no se trata de un lugar físico. Ni JP II, ni ningún otro, puede liquidarse la enseñanza tradicional de la Iglesia. No obstante, no soy -ya digo- un especialista: deberíamos mirar las fuentes.
ANÓNIMO 2, me dejas impactado. Esas sí son buenas acciones, no las mías. Ten en cuenta que yo voy allí a ver mis clientes y porque me pagan. Soy así de miserable.
FUTURO BLOGUERO, has dado en la clave: la libertad nos hace hombres, personas en plenitud. No obstante, conozco presos que han "vivido en libertad" a pesar de años de internamiento.

Itsaso dijo...

Puff, como dices, tan llena y tan vacia por dentro de los que la llenan.

El futuro bloguero dijo...

No te agobies NESTOR, tu vas allí por tus clientes y te pagan dices en tu contestación al Anonimo 2, pero es igualmente meritorio ir, no es de miserables...

Bueno, tienes un post pendiente sobre el tema según decías el otro día en la entrada anterior. Esperamos ampliar lo tuyo con el turno de oficio.

La frase de la libertad es de D.Manuel Azaña. Presidente del Gobierno de España en 1931-33 y Presidente de la República Española entre 1936 y 1939.

De lo de JP2 y B16, no tengo claro, Creo o me suena que no era el infierno sino que era el purgatorio (o el limbo9 el que había desaparecido? Yo tampoco tengo datos ni soy especialista.

Esperaremos aclaración de otros que sepan más...

Un abrazo.
Es un placer leerte Néstor.

María dijo...

nada, buena persona y si encima te pagan pues mejor!!. Jajajaja.

Yo creo que tiene razón futblo, no hablaban del infierno sino del limbo. Además JP" no decía que existiera seguro decía que podía existir. Y B!& ha cocluido después de un estudio importante que no. No hay contradiccion... me parece. De todas formas tampoco soy experta!

Dulcinea dijo...

A la espera que alguien muy, muy entendido nos rectifique JPII dijo que el infierno no es un lugar físico, pero que efectivamente, existe.
B16 ha hablado del infierno y de la soledad humana. La otra tarde leía su texto y es una delicatessen, como todo lo que escribe. Ninguno de los dos dijo que no existiera el infierno. No se contradicen lo más mínimo.