viernes, 2 de mayo de 2008

¡Crock!

Me he caído y me he levantado. He sobrevivido a las raíces y a las piedras. A descensos vertiginosos de arena y rocas. A canchales de cabras. A sesenta y cinco kilómetros por hora. Al olor del funicular de Cercedilla a Navacerrada. A la emoción de las vistas de la Sierra de Madrid y de las expectativas de un fin de semana en bici.
Y ayer, al final del día, yendo a por agua, mi rodilla –¡crock!– ha vuelto a hablar por mi.
¿Te duele?
Solo si me río.
Cinis, pulvus et nihil. Cuando todo parece controlado y organizado, siempre surge un imprevisto. Algunos de dentro.
Y aquí estoy –game over–, de vuelta a casa. Como el soldado deshonrosamente herido. Renqueante. Cojo.

21 comentarios:

Marta Salazar dijo...

cuídate, los problemas a las rodillas son serios o pueden llegar a serlo... te lo digo x experiencia... "esquiística"!

un abrazo y gracias x tu comentario en mi blog de chistes!

Er Tato dijo...

Pues a cuidarse, macho. Porque si no te cuidas por lo civil, terminarás haciéndolo por lo criminal.

Que no sea nada.

Un abrazo

Altea dijo...

Hum... Supongo que esto no servirá de excusa para no escribir una temporada, eh? Porque seguimos aquí.

Altea dijo...

Ah! ¡Y a mejorarse, que somos pocos!

Dulcinea dijo...

¿No será un rollo tuyo para no bailar en la Bulla, no? Porque en la foto se te ve muy lozano y sonriente..

Cuídate mucho, topletrado.

R. Gª. ALDARIA dijo...

Me cago en la leche, lo siento. Tienes que operarte de una vez, siempre te lo digo, unos meses malos pero luego a tope. Mucho ánimo y paciencia.

Néstor Aparicio dijo...

Muchas gracias MARTA. Mi problema es algo llamado ligamento cruzado anterior, que se rompió jugando al fútbol... Desde entonces me olvidé del esquí, del fútbol, del paddle, de correr delante de la policía... En fin, un caso.
ER TATO, pretendo operarme este mismo año y volver a ser el mismo. Pero muchas gracias por la preocupación, joer, que se agradece.
Ja, ja, ja... ALTEA, es que no me perdonáis ni una. Y yo que pretendía darme unas vacaciones. Sí, hay que cuidarse, pero a partir de los 60 ó 65.
Ay, DULCINEA, es que la foto es de unas horas antes del evento. Lo peor es que ya no estaba montando en bici: iba a llenar la jarra de agua y ¡zas! al suelo... Si es que soy un inútil.
Gracias, gracias RAMÓN: de este año no pasa. Después del verano me opero (o no, ya veremos, que le tengo un miedo atroz).

Marta Salazar dijo...

Lo siento!

de lo que no te puedes olvidar es "de correr delante de la policía..."

o de pedalear!

me acordé de ti hoy por la manana, por lo de Ladrones en bicicleta... por el precio de la bencina

Un abrazo y cuídate!

PS: y please, consulta varios médicos antes de que te operen! y sólo con laser! nada de cuchillos!

Carlos RM dijo...

El crock ha llegado hasta aquí, pobre Néstor. Ánimo.

Dulcinea dijo...

Ni loco. No te operes ni loco. Por mal que vayas con tu rodilla, no te dejes tocar. Tira de fisioterapia y de gelocatiles pero nada de casquería fina, por bien que te la vendan.
Y mejórate.

J. dijo...

Deshonroso nada, Néstor. Ahora paciencia y a recuperar esa rodilla lo antes posible. Habrá nuevos capítulos épicos sobre la bicicleta. Y nosotros que los leeremos.
Ánimo.

Juan Ignacio dijo...

¡Uh! Espero que lo puedas curar pronto. Te mando deseos de mejora. ¡Adelante!

AnaCó dijo...

¡Pobre! yo anduve un par de meses como el soldado por una tendinitis. Caí -rodilla en tierra-en un autobús. Todavía cruje. En realidad tiene su gracia, le da un toque de ritmo a las caminatas por la nada rítmica Pamplona. ¡Saludos! y ánimo con la recuperación.

Néstor Aparicio dijo...

Muchas gracias MARTA (me reí mucho con el asunto de los ladrones ciclados). Lo bueno de la bici es que no hace sufrir a la rodilla, porque hace de bisagra solo. La cirugía que me han propuesto exige meter el cuchillo, solo un poco: lo suficiente como para colocar un ligamento de un finado.
Gracias CARLOS. Debe ser un crock espiritual el que te ha llegado, pero es igual de doloroso.
DULCI, si es que no me queda otra: llevo un año y pico con ejercicios de fortalecimiento del cuadriceps y no sé qué más. Y todo sigue igual.
Mil gracias J. Lo cierto es que hoy mismo me he dado una vueltecilla, después de limpiar la bici. Solo para secarla, no te preocupes. Ya digo que la bici es inocua para la rodilla.
JUAN IGNACIO, antes de final de año me opero... (o no). Los del equipo del colegio de abogados aún no han cubierto mi banda izquierda, esperéndome como están y no puedo defraudarles, ja, ja,ja...
ANACÓ [¡bienvenida!], no tengas pena por mi: el que la sigue la consigue. Por cierto, lo tuyo fue una lesión de deportista de élite, ja, ja, ja... Si te cruje es que no te has curado del todo tu tendinitis.

María dijo...

vaya, top letrado... animo! y a cuidarse, que estas cosas a estas edades son serias! jajajajaja
;)

alejops dijo...

No hombre no, herido pero con dignidad. Mucho ánimo.
Te he escogido para que sigas, si así lo deseas, una cadena que me llegó.
Saludos

María dijo...

releo y esa operación de la que hablas, bien hecha es una maravilla. Conozco gente que se cargo su ligamento cruzado esquiando y ahora lleva el de un "finado" como tu dices y está genial.... ahora desde que te operan hasta que recuperas movimientos un rollo!

Néstor Aparicio dijo...

MARÍA, cierta mala leche sí que se te ve... Como montemos el equipo para el Tour te voy a dar pal'pelo.
ALEJOPS, lo cierto es que jorobarme la rodilla al saltar dos escalones, después de haber hecho el bestia-total toda la mañana, suena un poco deshonroso... Reconócelo. Me apunto lo de la cadena. Aunque no soy muy amigo de esas cosas, trataré de hacer algo.
MARÍA (y 2), un amigo con el que salgo en bici de vez en cuando se operó y ahora hace vida normal (incluso juega a mi añorado fútbol).

Nodisparenalpianista dijo...

Menudo rollo tienes, topletrado. Seguro que intentaste hacer como yo, ir en una bici sin frenos y te esmorraste contra un molino, que se te ve de lejos, majo!!!

Néstor Aparicio dijo...

PIANISTA, te digo que no, que no era un molino: fueron dos o tres escalones. Además no había bebido (bueno, un par de litros de agua de la camel-bak, pero nada más).
Además nunca se me ocurriría ir en una bici sin frenos (no por la Sierra de Madrid).

Nodisparenalpianista dijo...

En la cena de dentyro de nueve años propongo echar unas carreras de bicis sin frenos y con dentaduras postizas.