sábado, 24 de mayo de 2008

Rutina

Parecía de sainete. Había terminado mi interrogatorio a la testigo, la única testigo. El juez había interrumpido el juicio para llamar a la Guardia Civil, porque fuera –en el pasillo– parecía haberse organizado una batalla campal entre los dos clanes.
Miré por primera vez a la fiscal, a mi lado. Era nueva, rubia y elegante.
–Oye, perdona, yo te conozco de algo, ¿verdad?
–Sí. Hicimos la carrera juntos, me susurró.
Pues vaya, pensé, he vuelto a meter la pata.
–Vaya. Pues perdóname: no me acuerdo de tu nombre.
–Guarden silencio, interrumpió el juez.
Afuera seguían oyéndose los ruidos de la contienda.
Arancha, me dijo a media voz.
–Y, ¿acabas de llegar ahora?
–Sí. He estado tres años en Barcelona y he sacado la plaza aquí.
–Pues enhorabuena.
–Gracias.
–Sr. Letrado, puede continuar para conclusiones, interrumpió de nuevo el juez.
Me incorporé y comencé con la mayor naturalidad:
–Con la venia, para solicitar la condena de Manuela como autora penalmente responsable de una falta penada y prevista en el art. 620 del Código Penal... Y miré a mi cliente, en el banquillo. Es curioso, la forma en la que logramos hacer de lo excepcional algo rutinario. Es curioso como todo puede volverse vacío e insípido. El dolor, el sufrimiento, las lágrimas, los golpes afuera, los gritos, la Guardia Civil, el ruido... Todo se detiene por un par de susurros.

22 comentarios:

Marta dijo...

Si no se detuviera el mundo de vez en cuando -aunque sólo sea por un segundo- acabaríamos definitivamente del tanque. Y siempre está bien eso de tener algún amiguete entre los fiscales...

Dulcinea dijo...

Te entiendo, Topletrado. Cómo intimida la sensación de estar metiendo la pata...
Aunque en tu caso, parece que tienes soltura para salir airoso.

el trenti dijo...

¿Para cuándo la boda con Arancha?

Diego Lesmes dijo...

Néstor, al final yo también he caido en esta red jeje.

Un saludo

Altea dijo...

Trenti, ¿ya estás pensando en la juerga?
Es lo que me hace gracia del trabajo de los abogados:se zurran la badana, se despellejan unos a otros en la sala, y luego cuando salen a la calle, tan amiguetes.

Néstor Aparicio dijo...

Sí, MARTA: qué sería de nosotros... El problema es que últimamente mi mundo se para a destiempo y me quedo descolocado.
DULCINEA, mi capacidad para meter la pata es tan de sobra conocida, que la gente ni se extraña (y yo no me sonrojo). Pse, uno que es así.
Juer, TRENTI, vas dos pasos por delante y así es que no hay quien te siga, ja, ja, ja...
Sielos, DIEGO, iré a verte. Y volveremos a salir con la bici, don't worry.
ALTEA, [gracias por salir en mi ayuda] no te equivocas: en sala somos sanguinarios como piratas (con algunos límites, claro), pero fuera no tenemos ningún motivo para llevarnos mal.

mi-tacua-uy dijo...

Me has hecho recordar la primera vez que me hiceron notar la diferencia entre hábito y rutina. ¡La de propósitos que me armé! ;)

Soboro dijo...

Entiendo lo difícil que puede ser tu trabajo y este día al menos te han salvado los susurros durante un ratito.
Me ha hecho ilusión tu visita de hoy a mi blog. A veces me olvido de algunos enlaces interesantes.

Dulcinea dijo...

Trenti, Altea, ¿He oído bien? ¿juerga? ¿siiii?

MOOC,MOOC,MOOC,MOOC,MOOC,MOOC,MOOC,
MOOC,MOOC,MOOC,MOOC,MOOC,MOOC,MOOC,

!Y viva los novios!

Néstor Aparicio dijo...

No, no, NO, NO... DULCINEA: si es que oís campanas y os lanzáis en tromba... Desde luego, estáis sedientos de novedades.
Hum, MARIANA, me gustó eso del hábito vs. rutina. Sí, sí que me gustó: veré qué puedo hacer ahora.
SOBORO, me alegra que te gustara mi visita. A veces hay susurros que salvan de ruido. Sólo a veces, porque a veces el ruido se traga todo.

Nodisparenalpianista dijo...

Bueno, si, está bien, vale, pero... me gustaría leer la opinión de Esther, a ver si la despelleja o qué. Que si tiene un cutis de pena, que si lleva mal hechas las raíces, que si no sabe plancharse las blusas que vaya en camiseta, que cuando los tacones estñán repelados no hay que guardarlos ni para ir al carrefur, que si comises menos fritos le cerrarúia el traje de chaqueta, ue si iunas conducen así y la fama nos las llevamos todas... Las chicas, unas joyitas cuando se lo proponen.
Pega foto de Arantxasu, hombre.

Benita Pérez-Pardo dijo...

Ya,ya..Qué no te acordabas de Arancha!.
Sí, Trenti, que antes de la boda hay que declararse y celebrar la petición! No corras tanto...

J. dijo...

Enhorabuena, Néstor. casi me dan ganas de ser el celebrante del enlace.

En serio, fantástico el relato. Un pequeño macizo de musgo en un muro.

Néstor Aparicio dijo...

Hum... PIANISTA, vayamos por partes, como decía el descuartizador de Boston: Arancha está casada (no, no conmigo: con otro), hace aproximadamente seis años que no la veía y no, no me acordaba de ella... Si es que tenéis unas ganas de cachondeo que no os tenéis en pie.
BENITA: ¿por qué nadie me cree en mi propio blog? Esto es de traca. Lo que me interesaba del relato no era Arancha, sino lo otro: mi cliente, el ruido de fondo, la posibilidad de desconectar... [¡snif!]
J. ¡tu quoque! En fin, gracias por tus halagos (lo de la enhorabuena me lo guardo para un año de estos).

Dulcinea dijo...

!Ooooh! Y yo que ya iba a organizar un concurso en este chat, para elegir vestidos de damas de honor a la americana. ¿Te imaginas a las chicas de tu chat vestidas de rosa chicle, con pelucón rubio, media melena, de puntas pa fuera y maquilladas por la Ro? Y todas desfilando detrás de tí por Ciudad Real. ¿No lloras de ilusión?

Nodisparenalpianista dijo...

Pero, Néstor, indocumentado, faltan datos. Oye, y si Arantxasu es mormona qué? Oye, que por aquí hay unas mormonas que tela marinera. Mira, si tu no eres muy tiquismiquis y ella es mormona, pues asunto arreglado. El J (punto) nos hace de pastor, que coin esas barbas de jipilongo parece como recién llegado de Wisconsin, por lo menos, las nenas disfrazadas de chiclé y en plan empalagoso, Esther subida a un frigorífico haciendo bríndises todo el tiempo y yo em comprometo a subirme el piano a la bici para amenizar con lso bailables. Oye, pedazo de plan. Propongo adelantarloa lo de la la cena de dentro de nueve años escasos.
¿Alguien se apunta?

Dulcinea dijo...

Yooooooooooo. Me apuntoooooooo.
Y creo que la Bulla en pleno. Más todos los de aquí. Y voy a preguntar mañana en mi Insti, que igual hasta los alumnos. No sé.

Altea dijo...

Ah, pero, ¿acabas de verla después de nosecuantísimos años y ya te has enterado hasta de que está casada?
Hum...
Has ido de prisa, casanova.

Néstor Aparicio dijo...

Snif... Esto se me ha ido de las manos, así que actualizaré con cualquier tontuna y a otra cosa mariposa.
DULCINEA, me lo he imaginado y he tenido pesadillas esta noche (no he pegado ni ojo, perseguido por toda la ciudad por una troupé inidentificable vestidas de rosa)
PIANISTA, me niego. No, no, que no... Y no me boicotees el blog, que esto empieza a parecer tu chat de antes.
DULCINEA, si es que no te pierdes una. ¿A tu insitituto? ¿Con las hordas de bestias salvajes destrozándome la ciudad? En fin, que yo emigro.
ALTEA, ("et tu" que diría Julio César en la versión clásica) un juicio da para mucho. Pero te aseguro que no sé nada más de ella.

Ljudmila dijo...

Hmmm yo iba a decir lo mismo que Trenti ;)

Nodisparenalpianista dijo...

Néstor, eres un megamarujo cum laude. Y aunque hagas entradas nuevas, podemos seguir chateando en esta.

Néstor Aparicio dijo...

¡Buaaaaaaah! LJUDMILA, creedme: que no soy un ser tan depravado como creéis.
PIANISTA, que sepas que le voy a contar a los del Mercadona todas tus fechorías (con aportación documental incluso).