lunes, 9 de febrero de 2009

Dormir

bajo cuatro mantas. Oír el viento aullando fuera. Tocar el frío. Leer a Dostoievski primero y a Michael Chabon después. Calentarme en un radiador de hierro. Reírme. Emocionarme. Bailar bajo la nieve de Segovia. Olvidarme de todo. Comenzar de nuevo.
Eso y mucho más es lo que he hecho este fin de semana.

20 comentarios:

R. Gª. ALDARIA dijo...

¡El Andino!!! ¡¡El reeetorno del Aaandino!! Espectacular, yo quiero un gorro como ese, ¿te pusiste las cadenas?

El futuro bloguero dijo...

dos cosas:

Una, qué envidia, menudo plan ese frío, ese gorro, la nieve, Segovia, etc...

Dos, prohibido visitar mi blog hasta después de la hora de comer, que me lo dejas todo perdido de babas y encima me regañas por ponerte los dientes largos.

Un abrazo

Myriam dijo...

Me alegro de que lo pasarais bien Letrado, mira que curioso en Paris vendian gorros como el tuyo pero hay que tener mucha personalidad para ponerselo...

Néstor Aparicio dijo...

Ja, ja, ja... RAMÓN, ya sabes: ¡el andino siempre llama dos veces! NO hicieron falta las cadenas, porque la carretera estaba infestada de camiones quitanieve. Pero casi, casi nos quedamos allí.
FUTURO BLOGUERO, se agradece el aviso. No pasaré hasta esta tarde, que luego te dejo el garito pringoso, ja, ja, ja... Ya sabes que me debes un libro dedicado (pagaré lo que sea).
MYRIAM, es que hace un frío por tu pueblo (ja, ja, ja...). Ese gorrito es famoso: ya ves que los amigos me han titulado como "EL Andino".

el aguaó dijo...

Tus magníficos fines de semana off road, son ya un clásico los lunes en tu blog. Es lo mejor que puedes hacer... disfrutar al máximo cada minuto. Quizás no venga al caso, o tal vez sea el mejor monólogo para darse cuenta que hay que aprovechar cada minuto, pero en la película Troya Aquiles (Brad Pitt) le ice a Briseida en su tienda lo siguiente: "Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo: los dioses nos envidian. Nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último, todo es más hermoso porque hay un final. Nunca serás mas bella de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí...".

En resumen: carpe diem. Hay que aprovechar cada minuto. Cada momento. Cada manta de esas cuatro que abrigaban bajo el frío de la nieve.

Un fuerte abrazo querido Néstor.

Dulcinea dijo...

Has engordado.

J. dijo...

Tengo que leer a Chabon...

Parsimonia dijo...

Qué bien te lo has pasado!!!
El gorrito es muy simpático y tú tienes cara de completa felicidad. Enhorabuena!
Besos

Néstor Aparicio dijo...

Eso es, AGUAÓ: has dado en el clavo. Carpe diem! ¡Aprovecha el momento, no le des tregua, exprime la vida!
DULCINEA, envidiosa, ja, ja, ja...
J., lo cierto es que no te pierdes gran cosa. Lo sorprendente de Chabon es la forma que tiene de describir las cosas en tres palabras. Expresa sentimientos de una forma desconocida. Leélo y me dices.
PARSIMONIA, es la Cara De La Felicidad Extrema, juas, juas... Y el gorrito es mítico. Fue un regalo de hace unos años y no me separo de él. Hay quien se esconde cuando me lo pongo (ja, ja, ja) pero a mi me encanta.

Luisa dijo...

Los brazos abiertos son ¿Porque ibas a planear, o porque nos mandas un abrazo enormeeeeeeee?

am dijo...

Qué contento en la nieve! Me da envidia (de la buena, claro) jajaja.

Anónimo dijo...

PUES NO SABES LA ENVIDIA QUE ME DAS, POR ESTA CASA HACE RATO QUE NO SE DUERME A RIENDA SUELTA. LOS NIÑOS, LOS NIÑOS!!.
ME ALEGRO DE QUE LO HAYAS PASADO BIEN.
CECILIA I.

Dulcinea dijo...

No, Luisa, con los brazos indica el tamaño de la pizza que se zampó.

Por eso engorda ;)

María dijo...

y!!! que frio!!!!! pero parece ser que si lo pasaste bien!!! y lo que despeja un plan asi!!! que bien, letrado, enhorabuena!!!

Néstor Aparicio dijo...

Hum... LUISA, lo de los brazos abiertos es -en efecto- una abrazo fortísimo que os mando a todos desde allí (y desde aquí).
AM, lo cierto es que este año para ver la nieve he tenido que hacerme trescientos kilómetros de nada, ja, ja, ja... Pero vale la pena.
CECILIA, yo duermo como un bendito, principalmente en la cama.
Ja, ja, ja... DULCINEA, la pizza nos la zampamos el viernes noche. No era muy grande, del Mercadona, vaya.
MARÍA, creo que en tu pueblo también nevó. Menos, pero nevó.

Chocolatecontrocitos dijo...

Dormir no es poca cosa... muchos no pueden decir lo mismo... qué suerte... ¡dormir!

Hay que descansar para seguir peleando contra los malos y ayudar a los buenos...

Saludooooooooosssssssssss.

ROSALÍA dijo...

A los del norte: Podríais bajá una mijita nieve pa' Sevilla?? Es que por aquí no se estila mucho ... :(

Myriam dijo...

¿habia chimenea?

Ljudmila dijo...

Vaya sufrimiento!

Néstor Aparicio dijo...

CHOCOLATE, dormir es muy importante. Cuando no duermo, me quedo descolocado. Duerme, duerme. Y sueña, dormida o no.
ROSALÍA, déjate, que la nieve está fría. Además allí la tenéis a montones (en el sur, digo): tenéis Sierra Nevada a un paso.
Había chimenea, MYRIAM, pero no la encendimos. Cuando había troncos, no había cerillas, o papel... Ya sabes, esto es España.
Hum... Sí LJUDMILA, ¡cómo sufrimos! Ja, ja, ja...