sábado, 14 de febrero de 2009

Horas llenas de minutos

Logro sentarme y hacer recuento de recuerdos de los últimos días, porque dentro de un tiempo necesitaré refrescar algunas de las sensaciones de estos días. Veamos, el jueves comimos en el Guridi y despedimos a Jesús como bibliotecario de la junta de gobierno del colegio de abogados de Ciudad Real y recibimos al nuevo. El acto fue bien sencillo: tomé posesión, se me impuso la insignia y continuamos –como si tal cosa– con la junta general ordinaria de aprobación de presupuestos. Jesús se emocionó cuando el decano le entregó la placa y me hizo algunas recomendaciones prácticas que trataré de cumplir fielmente. A lo largo de la tarde discutimos de números, gastos, ingresos, huelgas y exigencias diversas del turno de oficio. Al terminar, al salir del colegio, como quien sigue unas normas establecidas de forma misteriosa, paseamos por la ciudad hasta dar con nuestros huesos en el despacho de Elena y Carmen. Hicimos el gamberro adolescente hasta que se nos hizo de noche. Vimos fotos de congresos, placas, cuadros y diplomas, mientras Carmen y Luis Manuel discutían sobre no sé qué de una ponencia para el Congreso de la Abogacía Castellano-Manchega. Para variar, tardamos en decidirnos, así que dejamos que nuestros pies nos llevaran donde siempre: lo bueno conocido, vino, buenas tapas y mejor compañía. Y allí, en el Ángel, pasaron los minutos, las horas, cada segundo; bailaron ante nuestros ojos y cayeron uno tras otro entre risas, preguntas, confesiones, cervezas y tapas. Como poetas malditos reímos, bebimos, escribimos poesías locas y dedicatorias cariñosas y acaloradas. Me guardo la mía para mí, porque sabe a consejo de amigo demasiado íntimo como para exhibirlo al mundo.
Salí de allí –la noche aún era joven, pero no era para mi– con una sonrisa en la cara. Luna y nubes. Caminé despacio de vuelta a casa metiendo en los cajones de mi memoria algunas de las palabras, recomendaciones, flores y consejos de esa noche. Vale la pena tener amigos que te dicen quien eres y como deberías ser y parecer…
Me quedan cuatro años. Cuatro años en la junta de gobierno de mi colegio. Y una vida para disfrutar de la amistad de Luis Manuel y Óscar y Elena y Carmen, la primavera de Botticelli.

9 comentarios:

Marta dijo...

¡Enhorabuena TopLetrado! Pero resérvese de los excesos para llegar a cumplir los cuatro años ;) ¡jaja!

PS.- ¿Mejora esa gripe?

El futuro bloguero dijo...

El compañero Jesús ha tenido un gran sucesor en el cargo.

El Consejo del Colegio de Abogados estará bien organizado, y la "sangre fresca" y deportista, ayudará a mantener viva la Institución. (O mejor Corporación)

Enhorabuena una vez más. Seguir tu blog me devuelve la fe en la justicia.

Abrazo

Myriam dijo...

¡Enhorabuena!

Néstor Aparicio dijo...

Muchas gracias, MARTA; trataré de hacerte caso, pero no sé, no sé... La gripe mejora. El que empeora soy yo, ja, ja, ja...
FUTURO BLOGUERO, no creo ser un buen sucesor de Jesús (deberías conocerle); simplemente soy "el que pasaba por allí". Debo reconocer no obstante que estoy encantado y lleno de planes e iniciativas para estos años. Ya veremos qué pasa.
MYRIAM, ¡muchas gracias! Ya os iré contando.

Anónimo dijo...

Cuéntales a los colegas lectores de blog que volviste a ir a ese nefasto sitio de las croquetas. Mucha poesía y mucha leche, pero la cruda realidad es la dichosa croqueta, donde además no dejan fumar...

Dulcinea dijo...

Felicidades Topletrado. Seguro que lo bordas. Te diría aquello de "nena tu vales mucho" ;)

Ya sabes mi opinión acerca de los jueces y de la justicia. Pero gente como tú, me impide generalizar. Vosotros que podeis, sanead el sistema por favor.

María dijo...

vaya, otra cosa para "cargar" en la mochila. Pero se te ve contento, y no me extraña cuando set ienen buenos amigos, es porque se es un buen amigo y esa es una buena razón para estar contento!

Javi Márquez dijo...

Néstor, te lo digo por aqui porque ves esto más que a mi en persona jaja. Ya estoy en la autoescuela. Probablemente tenga carnet antes de que le pases la revisión al coche... jaja. Un abrazo!!

Ljudmila dijo...

Bueno Nestor que vida por delante! Mas responsabilidad que habras de gozar seguramente como gozas dia a dia de tus innumerables "aventuras" de abogado salpicadas con humor y buen corazon. Felicitaciones de corazon!